Nueva tregua en conflicto de la salud

En este tiempo, la Federación de Funcionarios (FFSP) no ocupará más hospitales mientras que el MSP no aplicará el desalojo compulsivo de los centros ocupados (Vilardebó, Centro de Ciudad de la Costa y Pereira Rossell) tras la declaración de esencialidad, confirmó a Observa, el dirigente sindical, Alfredo Silva.

Si bien el sindicalista dijo que no hubo ninguna propuesta concreta de aumento trascendió que el gobierno está dispuesto a dar un aumento de $1.400 para los salarios inferiores a los $4.500. Por su parte, los trabajadores exigen un aumento de $2.000 para todos los funcionarios.

El dirigente Alfredo Silva destacó que en el hospital Pereira Rossell -ocupado desde la mañana del lunes- se vive una situación de total tranquilidad y que se atiende con «mucho personal». Tras la ocupación del hospital pediátrico, el gobierno entendió que se suspendió la tregua por lo que decretó la «esencialidad de servicios en aquellos centros de atención médica que permanecen ocupados».

El decreto, firmado por el ministro de Trabajo, Santiago Pérez del Castillo, y comunicado por el titular del MSP, Conrado Bonilla, argumenta que según normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se trata de servicios que pueden poner en riesgo la salud de una parte de la población. Pese a la medida, el MSP reiteró que sigue «abierto al diálogo».

Primer tregua rota
La medida se tomó luego que el Ministerio de Salud Pública (MSP) solicitara un plazo de 36 horas para presentar una nueva fórmula a los trabajadores de la salud. Ante esa solicitud, la FFSP decidió dejar en suspenso las ocupaciones para dar una tregua hasta el martes al mediodía. Pero la toma del hospital Pereira Rossell por parte de sus funcionarios echó por tierra el clima de diálogo.

En un comunicado, el MSP calificó la ocupación del hospital infantil como un «acto de intransigencia irresponsable» y que suponía «una suspensión unilateral del diálogo franco que estábamos manteniendo». Durante la reunión entre los sindicalista y las autoridades, el MSP había aclarado a los trabajadores que de producirse el desplazamiento de las autoridades del hospital pediátrico darían por terminadas las negociaciones.

Decreto
El MSP destacó que a pesar de que tanto el ministro como las máximas jerarquías «han sido pacientes y han llamado al diálogo permanente», los funcionaron tomaron «medidas extremas» que han provocado «un entorno muy difícil». En ese sentido, señala que las ocupaciones de hospitales «ponen en juego la vida de centenares de pacientes y millones de dólares en medicamentos y equipos».

Por esas razones y la ocupación del Pereira Rossell, la cartera de Salud decidió solicitar al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social «la declaración de Servicio Esencial» en todos los hospitales ocupados. «No estamos dispuestos a que ocurra una desgracia para después tomar las medidas que marca la ley», sostiene el comunicado.

Además, en la misiva el MSP señala que «respetamos todos los criterios establecidos por el Comité de Libertad Sindical de la OIT en el sentido de que la declaración de esencialidad debe limitarse a las operaciones estrictamente necesarias».

En ese sentido recalca que «solicitamos a los funcionarios en sus domicilios o personalmente cumplir los turnos de emergencia que así soliciten los directores y jefes de servicio, a los efectos de no incurrir en acciones que pudiera tener en algunos casos, repercusión penal, disciplinar o civil».

(Observa)