Nuevas oportunidades para la región en los servicios a distancia

(1 de junio, 2009) La deslocalización (offshoring) de servicios empresariales crece y se diversifica, lo que genera oportunidades de negocios y de empleo para la región, según el informe La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2008, de la CEPAL.
 
Globalmente, las empresas recurren cada vez más al offshoring. La evolución de las tecnologías de la información, entre otros factores, permite prever una expansión aún mayor de esta práctica. Hoy la India concentra la mayor parte de estos servicios, existe un creciente interés en América Latina y el Caribe.
 
Actualmente, existen dos categorías de servicios empresariales con operaciones deslocalizadas: aquellos para los cuales el offshoring es una práctica consolidada, con actividades de baja complejidad como centros de llamadas y procesos administrativos de las empresas; y una segunda generación, que involucra mayor grado de análisis y  conocimientos.
 
En los primeros, la competencia se da sobre la base de costos. Sin embargo, los clientes valoran también la proximidad, factor que otorga ventajas a la región frente a los destinos asiáticos.
 
En los servicios de segunda generación, la competencia se da en una combinación de factores, como la calidad del servicio, conocimientos, capacidad de innovación y rapidez, entre otros.
 
La región puede jugar un rol complementario a otros destinos, aprovechando su emplazamiento, capacidades técnicas y de idiomas para insertarse en redes globales de centros de servicios.
 
Ante las oportunidades para empresas locales de posicionarse internacionalmente, varios gobiernos promueven la inversión en el sector mediante incentivos e inversiones en capacidades técnicas, de idioma, y de infraestructura.
 
Sin embargo, aún el número de personas capacitadas en idiomas, habilidades analíticas y conocimientos técnicos es inferior a la demanda.
 
La crisis económica podrá tener un efecto negativo a corto plazo sobre el volumen de servicios prestados mediante deslocalización en determinado segmentos. Pero a mediano y largo plazo, si aumenta la presión para reducir costos, el offshoring será una opción para conseguir ese objetivo.
 
La evolución de las tecnologías de la información y la experiencia acumulada en clientes y proveedores de servicios en el trabajo a distancia facilitarán la opción de los países de la región de posicionarse como destino de inversiones en esta dinámica industria.