Nuevas reglas para la construcción en la zona de Carrasco y Punta Gorda

Desde este mes rige una nueva reglamentación para las nuevas construcciones en las zonas de Carrasco y de Punta Gorda. Hay más restricciones para el barrio histórico y se permite una altura superior solamente al Norte de Avenida Italia.

Tras ser aprobado por la Junta Departamental de Montevideo, desde este mes rige el Plan Especial de Ordenación, Protección y Mejora de Carrasco – Punta Gorda, realizado con apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y colaboración de instituciones como la Cámara de Comercio, la Cámara Inmobiliaria del Uruguay y la Asociación de Promotores Privados de la Construcción. Se trata de un viejo plan municipal para el ordenamiento de estos barrios, similar al que ya existe en otras zonas de la ciudad como Pocitos o Ciudad Vieja.

«Lo que hace es preservar las características del mejor barrio de Montevideo, un barrio residencial, estableciendo condiciones para que en altura no se desarrolle más allá de lo permitido y cuidando todo lo que tiene que ver con el entorno», explicó a El País el edil nacionalista Fernando Ripoll, integrante de la Comisión de Planeamiento Urbano de la Junta Departamental de Montevideo.

«Hay medidas para la construcción y determinados materiales que pueden ser empleados. También refiere a determinados metros de verde, o de jardín, para preservar lo que es el barrio histórico de Carrasco», informó el edil. «En la parte histórica se mantiene el metraje básico de la reglamentación y no podrá haber terrenos de menos de 1.000 metros. Es una manera de conservar las casas antiguas de Carrasco, los parques y ese sentido de `barrio jardín`», añadió.

Aunque la reglamentación introduce exigencias más rígidas en zonas patrimoniales, se hace más laxa en otras áreas, permitiendo construcciones de mayor altura.

«También se permite aumentar la altura de la construcción más allá de Avenida Italia al Norte. Hay proyectos arquitectónicos presentados en la Intendencia de complejos que piden aumentar la altura de dos a cuatro pisos», explicó Ripoll.

La nueva reglamentación abarca el área comprendida entre el Parque Baroffio, calle José de Ordeig, Avenida Bolivia, Camino Carrasco, Salerno, continuación de Máximo Tajes, Avenida María Luisa Saldun de Rodríguez, Camino Carrasco y la rambla.

EDIFICIOS. En lo que tiene que ver con «edificación colectiva» -de tres o más unidades-, se señala por ejemplo que «los equipos de aire acondicionado y sus instalaciones complementarias no podrán aparecer en fachadas» y que «en nivel azotea no se admiten tanques de agua ni sala de máquinas, salvo que se integren adecuadamente a la composición general del edificio».

Se aclara además que «el uso de suelo preferentemente será residencial» y que solo se permitirá la ampliación del área construida en los reciclajes siempre y cuando «no se afecte la estructura general del inmueble, tanto interna como externamente». Por otra parte, el decreto aprobado por la Junta aclara que cuando se proyecte alguna obra se podrá negar o condicionarse la viabilidad de uso «cuando de la misma puedan resultar molestias o perjuicios a los vecinos, a las propiedades o al desarrollo futuro de la zona, o perjuicios a los valores patrimoniales».

CERCOS. El plan establece criterios para la instalación de cartelería comercial y considera al arbolado urbano como parte del patrimonio, estableciendo normas para protegerlo.

En lo que tiene que ver con los cercos de las propiedades, que materializan el límite entre el espacio público y el privado, se señala que «el 70% de su superficie deberá ser calado o preferentemente constituido por elementos vegetales. Los elementos inertes y macizos que los conforman -pilastras, muretes, planos-, no podrán superar el 30% restante. En el caso de los terrenos esquina, podrá llegar al 40%.