Obama promete hacer profunda reforma de regulación financiera.

La reforma de las normas de regulación de los mercados financieros «será una de las principales prioridades legislativas de mi gobierno», dijo Obama durante una rueda de prensa en Chicago, su ciudad de adopción y cuartel general político.

Obama convocó a la prensa para presentar a Mary Schapiro como la futura titular de la poderosa Securities Exchange Commission (SEC), la comisión de valores que debería haber controlado los desmanes registrados en Wall Street durante el auge de la burbuja inmobiliaria.

También presentó a Gary Gensler como el próximo presidente de la Commodity Futures Trading Commission (la agencia federal que vigila posibles fraudes en los contratos a futuro) y a Dan Tarullo como uno de los nuevos gobernadores de la mesa directiva de la Reserva Federal, el Banco Central estadounidense.

Los tres expertos se sumarán al equipo económico que entrará al gobierno el 20 de enero próximo, cuando Obama sucederá al presidente saliente, George W. Bush.

Al frente del ministerio del Tesoro actuará Timothy Geithner, actual presidente de la Reserva Federal de Nueva York y Lawrence Summers será el consejero económico de la Casa Blanca.

«En las semanas pasadas anuncié los nombres de miembros clave de mi equipo económico -dijo Obama-, quienes están ahora diseñando el plan de recuperación económica para el siglo XXI que creará 2,5 millones de puestos de trabajo».

«Pero, como dije durante la campaña, lo que resultará tan importante como nuestra estabilidad económica a largo plazo es un marco regulatorio acorde al siglo XXI que asegure que una crisis como esta nunca más puede volver a ocurrir», añadió el presidente electo.

El gobierno de Bush recibió duras críticas precisamente por dejar que Wall Street se controle a sí mismo durante los últimos años, cuando la explosión del mercado inmobiliario propició complejos negocios montados sobre decenas de miles de préstamos hipotecarios de alto riesgo.

Las firmas de finanzas permitieron el intercambio descontrolado de activos basados en la suposición de que los préstamos serían pagados, hasta que la burbuja se desinfló y llegó la oleada de desalojos, haciendo crujir los mercados y congelando el crédito.

«Por más de dos siglos -afirmó Obama-, nuestro mercado creó una prosperidad que fue la envidia del mundo, y recompensó a los innovadores y a los que asumieron riesgos para hacer de Estados Unidos un faro de la ciencia, la tecnología y los descubrimientos».

Sin embargo, remarcó el presidente electo, la economía estadounidense «funcionó, en gran parte, porque nosotros guiamos la mano invisible del mercado con un principio más alto, el de que Estados Unidos prospera cuando todos los estadounidenses prosperan».

Obama adelantó que su gobierno impondrá «reglas de sentido común» para evitar nuevos colapsos de los mercados financieros y para que Wall Street «tenga la oportunidad de prosperar una vez más».

LA PRIMERA. Schapiro es la primera mujer que presida la SEC. De ser confirmada por el Senado, Schapiro, de 53 años, se convertirá en la primera mujer encargada de supervisar el principal organismo regulador bursátil de Estados Unidos en un momento de especial riesgo para Wall Street y la economía.

Obama definió a la candidata como «inteligente y firme», al recordar que una de sus prioridades legislativas será aplicar «el sentido común a la operativa» para reparar el desorden financiero actual.

Schapiro reconoció que «habrá que trabajar mucho» para recuperar el optimismo y el liderazgo de la SEC.

Bajo el mando de Chris Cox, republicano conocido por su fervor anti regulatorio, la SEC fue criticada por haber cerrado los ojos ante los excesos de los influyentes bancos y financieras.

La agencia no logró detectar las importantes señales de inestabilidad de Wall Street que contribuyeron a precipitar la crisis financiera y Cox ha estado contra las cuerdas en lo referente a los increíbles detalles de la multimillonaria estafa de Bernard Madoff.