Obligarán a medios a emitir campaña contra el tabaco.

Los anuncios fueron realizados por los ministros de Salud Pública y Relaciones Exteriores, Daniel Olesker y Luis Almagro, en el Parlamento, convocados por los diputados para explicar los pasos a dar en la materia.

 

Sobre el tabaco, los dos jerarcas fueron enfáticos en que el gobierno será «más radical» en su lucha y que los pasos dados hasta ahora no están en juego.

 

Como forma de redoblar la apuesta, los ministros informaron que se impulsará una campaña contra el cigarrillo en los medios de comunicación y a nivel educativo con la inclusión del tema en las currículas escolares y liceales.

 

En cuanto a la campaña masiva que alertará sobre los riesgos del tabaco, Almagro dijo que no le costará dinero al Estado: «Quizás les pedimos algunos minutos en la televisión, en forma obligatoria. Estaría bien».

 

Será para medios de TV, radio y prensa: «Sería muy desigual hacerlo para unos medios sí y otros no. Será lo más parejo posible», dijo.

 

Olesker acotó que se tratará de una «campaña de interés público con mensajes obligatorios» y aclaró que resta definir las características que tendrá».

 

Pictogramas. Pese a estos anuncios, que buscan fortalecer el compromiso del gobierno en las políticas antitabaco, a varios de los legisladores de la oposición le quedó planteada la incertidumbre de que exista cierta «marcha atrás».

 

Los propios funcionarios del gobierno admitieron que aún está «en estudio» si se retrocede en el tamaño de los pictogramas de las cajillas (llevándolas de un 80% al un 65%) y si se modifica el decreto que dispuso una única presentación de venta al público por marca, aspectos centrales de la demanda de arbitraje presentada contra el país por la tabacalera Philip Morris por presunto incumplimiento del tratado de inversiones con Suiza.

 

Olesker dijo que «todo lo que se aprobó en el período anterior, y que no esté bajo forma de ley, está a estudio en el marco general de profundizar la lucha contra el tabaco».

 

Por su parte, el canciller Almagro anunció que se solicitó presupuesto a 15 estudios jurídicos y que, luego de eso, ya pidió opinión a cinco estudios «de altísimo rango», para evaluar los pasos a seguir. «Queremos hacer más efectivas las medidas, pero no queremos una política talibán, sino una política de Estado», indicó.

 

Semanas atrás Olesker había anunciado cierta flexibilización de esas normas, pero luego todo se puso en el congelador ante las fuertes críticas del ex presidente Tabaré Vázquez.

 

Ayer el canciller respondió: «Si pudiéramos llevar los pictogramas al 100%, lo haríamos».

 

 

 

Los jerarcas admitieron, de todos modos, su preocupación ante la «desprotección jurídica» de la legislación actual y la «prolijidad jurídica» que se debe tener ante la demanda presentada por Philip Morris. En ese sentido, anunciaron un proyecto que convertirá en ley varias normas dispuestas por decreto en el gobierno anterior.

 

Allí se intentará «hacer más prolijo el ordenamiento jurídico uruguayo, consistente con la normativa internacional y con tratados firmados, darle preponderancia a la educación formal y al papel de los medios», dijo Almagro.

 

Recordó que «la normativa internacional en juego es el acuerdo de inversiones firmado con Suiza, que señala claramente que algunas modificaciones en cuanto a los derechos de marcas deben hacerse por ley».

 

Alcohol . Olesker puso énfasis en lo nocivo que resulta el al-cohol para la salud de las personas y recordó a los legisladores que es la primera adicción (el 62% de los casos, dijo). En ese sentido, aseguró que se prepara una campaña específica para reducir sus impactos dijeron a El País legisladores que participaron en el encuentro.

 

El diputado frenteamplista Julio Bango, que integra la Comisión de Adicciones, es uno de los legisladores que más ha insistido con este tema. Bango dijo a El País que el alcohol es una «droga legal, que tiene un consumo abusivo» y destacó que está muy relacionada con los accidentes de tránsito.