OCDE sacó de lista «gris» a Uruguay, pero resta cumplir otros pasos

La noticia llegó como anillo al dedo, justo un día antes de que el Parlamento interpele por este tema al canciller, Luis Almagro, y justo cuando las autoridades están negociando con Argentina para avanzar en la firma de un acuerdo de intercambio de información fiscal.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) anunció ayer que Uruguay mostró «su compromiso para implementar los estándares globales» al firmar siete nuevos acuerdos de intercambio de datos fiscales, que junto a los ya alcanzados suman 18, lo que «le permite moverse hacia la lista de OCDE de países que han implementado sustancialmente el estándar de intercambio de información» (lista blanca).

El país abandonó así la lista gris que integraba desde abril de 2009, cuando esa organización (que refleja los intereses del grupo de 20 países industrializados y emergentes, G20) consideró que si bien Uruguay se había comprometido a cumplir con los estándares, aún no lo había demostrado firmando 12 acuerdos.

Aunque no menor, éste es solo el primer paso, porque la OCDE realiza también desde 2010 un proceso de «revisión de pares» -que lleva a cabo el Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información fiscal-, cuya primera fase Uruguay no aprobó en octubre por la falta de acuerdos con «socios relevantes» como Argentina y la existencia de acciones al portador que imposibilitan a un fisco extranjero conocer la identidad de sus propietarios.

El vicepresidente de la República, Danilo Astori, expresó ayer su satisfacción con la noticia, pero con reparos. «A pesar que lo que se hizo fue corregir una injusticia, da satisfacción», dijo a El País. El gobierno evaluó como «positivo» salir de la lista gris porque «era un extremo estar ahí», pero Astori admitió que «quedan etapas para recorrer en relación a lo que plantean el Foro Global y el G20».

El senador blanco, Luis Alberto Heber, dijo en su cuenta de Twitter que «si salimos de la lista gris de la OCDE no hay necesidad de hacer un acuerdo de información tributaria con Argentina. Reflexione ministro». Pero Astori recordó que «son niveles de exigencia distintos» el de la lista gris -tener 12 acuerdos, no importa con quién- y el de la revisión de pares, que además de ese punto estudia si los acuerdos son con socios relevantes y si hay facilidades legales para acceder a los datos.

El vicepresidente aseguró que se «seguirá trabajando desde ese punto de vista, en función del interés nacional». Por eso, Uruguay quiere acuerdos para evitar la doble tributación que incluyan intercambio de información y no solo esto último. Respecto al acceso a datos de quienes son los titulares de acciones o fideicomisos al portador, Astori dijo que «nos vamos a inclinar por la metodología alemana»: dar por ley la «facultad» de crear un «registro» dentro de la Dirección General Impositiva con la identificación de los accionistas para que «pueda estar disponible».

Astori remarcó que con el comunicado de ayer de OCDE «las cosas se han encauzado».

Por su parte, el Ministerio de Economía y la Cancillería emitieron un escueto comunicado conjunto donde señalan que «la medida es muestra del compromiso del gobierno nacional con los estándares y prácticas internacionales en materia de transparencia fiscal y se incorporarán al cuadro normativo uruguayo en materia de tributación internacional».

El jefe de la secretaría del Foro Global de OCDE, Pascal Saint-Amans, dijo ayer a El País en conversación telefónica desde París que el gobierno ha mostrado «compromiso político», pero que no se hará un nuevo análisis de la situación del país en la revisión de pares hasta que se logre el acuerdo con Argentina y que la nueva legislación sobre las acciones al portador esté vigente (ver entrevista aparte). La fase dos de esa revisión inicia en 2014, cuando se evaluará si el marco legal que se analizó en la fase uno puede ser puesto en práctica. Antes de ese año, Uruguay tiene que aprobar la primera fase.

A fines de septiembre, Saint-Amans adelantó a El País que Uruguay no estaba lejos de abandonar la lista gris, «ya que al alcanzar los 12 acuerdos hay un movimiento automático a la lista blanca», pero remarcó que eso ya no es relevante. «Puedes estar en la lista blanca pero si el Foro Global encuentra en la revisión de pares que no tienes los elementos necesarios para pasar a la fase dos esto es un asunto serio», dijo.