Ocupaciones enfrentan a Bonomi con la oposición

Esta discrepancia fue ayer el punto central de la comparencia del secretario de Estado ante la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados. En una reunión que se extendió por casi cinco horas, Bonomi se refirió a la cantidad de ocupaciones que se registraron en los últimos 10 años, a los hechos violentos ocurridos en la curtiembre Naussa y al proyecto de ley de regulación de las ocupaciones y prevención de conflictos que el gobierno presentará en pocos días.

El ministro no llevó ningún borrador escrito a los miembros de la comisión, pero se reunió luego de finalizada la misma con la bancada de diputados y algunos senadores del Frente Amplio para comentar el objetivo central que tendrá el articulado y «recibir opiniones de legisladores que hace mucho tiempo están en estos temas», precisó a Ultimas Noticias.

Bonomi se mostró receptivo durante su comparecencia en la comisión y no paró de hacer anotaciones mientras intervenían los legisladores. Sin embargo, con la oposición -fundamentalmente con el Partido Nacional- no hubo acuerdo con respecto a la representatividad.

«Para nosotros las gestiones se deben hacer ante el sindicato, que representa a los trabajadores, y no frente a la totalidad de los mismos, como sugiere la oposición», señaló.

Asimismo, recordó que «sobre esto nunca se puso reparos y se podría haber legislado antes en la materia», dijo Bonomi.

Aclaró que, en caso de que haya más de un sindicato -como sucedió en Prosegur y Becam- hay que recurrir a los criterios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establece tres puntos: representatividad, antigüedad e independencia.
Bonomi mencionó en sala un informe, del Ministerio de Trabajo, que data de 1985, en el que se establece que la «ocupación es la continuidad del derecho a huelga y que no debe ser penalizado porque tampoco va en contra del derecho de propiedad».

Ante el cuestionamiento de legisladores colorados por la derogación del decreto que habilitaba el desalojo en caso de ocupaciones por parte de la Policía, Bonomi explicó que la razón que llevó al ministro del Interior, José Díaz, a derogar el mismo fue que «daba las potestades de pedir el desalojo a una sola de las partes en conflicto».

Con respecto a la conflictividad actual, Bonomi remarcó que en 2005 se produjeron 35 ocupaciones y seis en lo que va de 2006.

La que más le preocupó fue la de Prosegur, ya que una mayoría sindical había aceptado el acta de entendimiento con la empresa y la minoría ocupó. Su segunda preocupación fue Naussa, en la que «por sí y «ante sí» un empresario procedió a la desocupación «ilegal» con graves consecuencias.

En el futuro proyecto de ley, para el gobierno sólo será ilícita una ocupación cuando no cumpla la normativa que se establezca, no sea pacífica, dañe maquinarias o no preste servicios esenciales a la salud y seguridad de la población, dijo el ministro Bonomi.
Para desalojar se preverá una acción de amparo ante la justicia planteada por el empleador, con una normativa que acote la resolución judicial. Cabe señalar que las acciones de amparo pedidas con la normativa existente hasta ahora fueron desechadas por parte de los jueces.

Bonomi adelantó que primero presentará el borrador del proyecto al Consejo de Ministros y luego a empresarios y trabajadores.