Oficialismo aconsejó sindicatos paralelos a obreros no ocupantes

Luego de escuchar a una delegación que decía representar a unos 300 obreros que no apoyan la ocupación de la tripería Coltirey, la diputada Ivonne Passada (MPP) recordó la vigencia de la ley de fueros sindicales y comentó que esa norma permite «la organización sindical» sin que los trabajadores sean «reprimidos».

En la comisión de legislación del Trabajo de Diputados, Juan José Bentancor (Vertiente Artiguista) también admitió la posibilidad de integrar un sindicato alternativo, si «no se quiere formar parte» del gremio principal. Y aclaró: «Yo no voy a fomentar el amarillismo, nunca lo hice; lo único que quiero saber es si no han pensado en la formación de otro sindicato. Puede conciliarse la idea de tener más de uno en una empresa».

Sostuvo que «si los dos sindicatos se llevan bien» pueden formar «una confederación». De todos modos, deberán llegar a acuerdos para presentarse ante el Ministerio de Trabajo o el empresario, aclaró Bentancor. El diputado afirmó que «no es lo más recomendable» que existan diferentes gremios dentro de una misma empresa, pero indicó que «no está mal» si los dos gremios son «libremente elegidos».

DERECHO. Los trabajadores de la industrializadora de tripa detallaron los diferentes problemas a los que se vieron enfrentados desde que la empresa fue ocupada el lunes 24 de julio. Contaron que le presentaron una carta al ministro de Trabajo Eduardo Bonomi, pero que no fue aceptada «en forma oficial». Luego se reunieron con un contador de la cartera, que les comunicó que «legalmente» él «no tenía nada para hacer» ya que los trabajadores no están sindicalizados. «El mensaje que nos dio es que no tenemos ningún derecho», opinó Nélida Battaglini, representante del grupo.

Los empleados no sindicalizados de la tripería concurrieron al Pit-Cnt, donde una vez más les recomendaron «afiliarse al sindicato» y les advirtieron que «en este conflicto no tienen derecho a voto». «Estamos desesperados. No podemos trabajar; no tenemos cómo sustentar a nuestras familias, peligra nuestra fuente laboral», dijo Battaglini.

La empleada contó que es frenteamplista de toda la vida y que militó en Canelones junto al diputado Luis Gallo, de Asamblea Uruguay. «Estoy dolida con mi gobierno. No es el gobierno para todos los trabajadores. No nos pueden decir que no existimos si no estamos sindicalizados», lamentó la mujer.

La comisión también recibió al sindicato que ocupa desde el 12 de julio la firma Fapiur, fabricante de «camisas» para motores. Los trabajadores denunciaron que existe persecución sindical y entonces Bentancor les recomendó que, más allá de la ocupación, deberían recorrer el camino previsto por la ley de fueros, aprobada el año pasado. «De lo contrario, tiene poco sentido la lucha para dotar al país de una ley de defensa de la libertad sindical», reflexionó.

Cuando le tocó el turno a obreros agremiados y no agremiados de la fábrica de cierres ZIP, el diputado blanco Pablo Abdala llamó al Ministerio de Trabajo a aplicar el decreto de prevención de conflictos aprobado en mayo y a concretar el desalojo de la planta: «No entiendo por qué ya no lo ha aplicado y aparentemente no lo va a aplicar».