Oficialismo acordó votar reforma antes de interpelación a Astori

Legisladores de Asamblea Uruguay se comunicaron el martes por la noche con el ministro y le transmitieron que el llamado a sala promovido por el diputado Iván Posada (Partido Independiente) es inminente.

Astori pidió, entonces, acelerar el tratamiento del articulado en la comisión de Hacienda de la Cámara Baja y hacer uso de las mayorías en el Parlamen-to para que el tex- to reciba la sanción del cuerpo durante el mes de octubre.

Los diputados del Frente Amplio acordaron con el ministro que una vez finalizado el plazo reglamentario para la votación de los proyectos en Cámara -el 18 de cada mes- se solicite una sesión extraordinaria para que el proyecto reciba la aprobación.

Astori entiende que el llamado a sala no debe «interferir» con los procesos de trabajo y los plazos parlamentarios, lo que es compartido por algunos represen-tantes oficialistas consultados por El País.

El diputado Eduardo Brenta (Vertiente Artiguista) dijo coincidir con esta postura y aseguró que ese mecanismo evitaría que la interpelación altere el trabajo de la comisión de Hacienda.

La comisión recibe hoy a delegaciones de la Asociación Rural del Uruguay, la Federación Rural del Uruguay y de la Cámara de Comercio, entre otras organizaciones. Una vez terminadas las audiencias pactadas, el oficialismo promoverá la votación del proyecto y lo elevará al plenario de la Cámara.

Según lo acordado por la coalición de izquierda, la iniciativa no será revisada en el Senado y se sancionará «a tapas cerradas».

El diputado Posada declaró a El País que «tal actitud sería un desconocimiento del Parlamento y una falta de respeto» y que los legisladores deben «ejercer el control y lograr una reflexión, pero no só-lo una declaración testimonial».

El presidente de la Cámara, el nacionalista Julio Cardozo, deberá comunicarse en estos días con el secretario de Estado y coordinar una fecha para la interpelación.

SESION. Los legisladores de la oposición siguieron ayer al pie de la letra las instrucciones del reglamento interno para que el llamado a sala no vuelva a frustrarse como en la sesión del martes, que culminó con duros insultos entre las partes.

Con casi la totalidad de los diputados en sala, los partidos Independiente, Nacional y Colorado superaron los 33 votos necesarios y triunfaron en la convocatoria. El legislador interpelante introdujo la moción para citar al jerarca, que fue respaldada por 41 votos en 87 presentes. Acto seguido, el mismo legislador y, después, los nacionalistas Pablo Abdala y Gustavo Borsari (Herrerismo) pidieron que la votación se rectifique. En estas instancias, el número de votos fue superado con creces, alcanzando en las tres votaciones 42 adhesiones en 88 presentes.

Esto agotó los recursos que habilita el reglamento de la Cámara para cambiar una decisión adoptada en el cuerpo y los diputados frenteamplistas presentes se limitaron a mirar risueños cómo la oposición se jactaba de haber convocado al ministro.

La diputada Sandra Etcheverry (Alianza Nacional) advirtió que las bancadas opositoras recurrirán a los mecanismos formales del cuerpo para que el Frente Amplio no frustre nuevamente el llamado a sala a un ministro.

El colorado Washington Abdala (Foro Batllista) manifestó que «no hay otro escenario de diálogo y de pasar un mensaje al gobierno» que no sea una interpelación, mientras que Posada conside- ró un «ninguneo político» del Ejecutivo hacia los otros partidos, que se negocie un nuevo sistema tributario «a espaldas del Parlamento».

En tanto, el legislador oficialista Jorge Menéndez (Partido Socialista) intimó a la oposición a «cumplir con las formas y los procedimientos políticos» y criticó que no haya mantenido el número necesario de diputados en sala como para que el plenario ratificara el martes la convocatoria al ministro.

Brenta subrayó que la oposición no ha presentado propuestas alternativas al proyecto de reforma impositiva del gobierno nacional y que «no queda claro» si eso significa un respaldo al sistema vigente.