OIT: América Latina aumentó productividad

«Las tendencias regionales sugieren que el aumento de la productividad y la creación de empleos no son fenómenos excluyentes sino que por el contrario podrían converger y complementarse si existen políticas de trabajo decente que los orienten», dijo Agustín Muñoz, Director de la OIT para América Latina y el Caribe.

Los datos para América Latina muestran que si bien la productividad laboral aumentó modestamente en la década de 1990, no recuperó los niveles alcanzados en 1980. El informe señaló que entre 1990 y 2001, la productividad laboral en América del Sur experimentó una leve aceleración, con aumentos notables en Chile (con un índice de 98,9 en 1990 a 148,1 en 2001) o moderados, como en Brasil, Colombia, Argentina y Perú, donde creció de 1990 a 1997 pero disminuyó desde 1998 o se estancó como en el caso de Brasil. El índice de productividad se mide dividiendo la producción entre la población económicamente activa de un país.

En Venezuela cayó en 8,1% entre 1990-2001 situándose en un índice de 77,8. En México el aumento fue patente de 1990 a 1994, seguido por una caída brusca en 1995 como resultado de la devaluación del peso y una recuperación importante en los años subsiguientes. De 1990 a 2002 la productividad laboral en México aumentó modestamente de 92,4 a 95,3.

Respecto al desempleo, señaló que creció entre 1990 y 2002 de manera generalizada en los países de América del Sur.

Argentina y Uruguay experimentaron fuertes incrementos entre 1998 y 2001 debido a la recesión económica y la crisis financiera en Argentina. Sin embargo, entre 2001 y 2002 la tasa de desempleo disminuyó levemente en Argentina al 17,8% pero aumentó en Uruguay (18,6%), Colombia (17,9%) y Perú (8,7%).

La OIT detalló que la mayoría de los países centroamericanos registraron descensos en las tasas de desempleo desde 1990: El Salvador experimentó la mayor disminución, ya que se redujo en 3,8 puntos porcentuales a 6,2% entre 1990 y 2002.

En Panamá la tasa de desempleo cayó al 13,2% en 2002 mientras que la baja fue mucho menos pronunciada en México, donde la tasa descendió al 2,4% en 2002.
Costa Rica es el único país de América Central examinado en el informe donde aumentó el desempleo, que avanzó de 1,8 puntos porcentuales a 6,4% entre 1990 y 2002.

El informe arrojó resultados diversos en la relación empleo-población: Entre 1990 y 2002 se registraron descensos en Argentina (disminuyendo al 37,1%), Chile (cayendo al 35,3%), Colombia (descendiendo al 51,6 %) y Uruguay (descendiendo al 47,6%). No obstante Perú y Venezuela sufrieron un crecimiento al 62,5% y 58,9%, respectivamente.

La relación empleo-población en los países de América Central mostró una tendencia al alza desde 1990. Honduras, Costa Rica, El Salvador y Panamá registraron aumentos al 48,9 %, 52,4%, 48,0% y 54,2% respectivamente en 2002, reflejando un aumento de la demanda de mano de obra en estos países. México experimentó pérdidas de empleo en 1995 ante la devaluación del peso, pero luego repuntó hasta una relación empleo-población de 57,5% en 2002.

Según el estudio de la OIT el crecimiento de la productividad por persona empleada en el mundo experimentó en general una aceleración, pasando del 1,5% durante la primera mitad de la década de 1990 al 1,9% en la segunda.

Gran parte del crecimiento se concentró en las economías industrializadas (Estados Unidos y algunos países de la Unión Europea) y en cierta medida en Asia (China, India, Pakistán y Tailandia).

(AFP)