OMC, FMI y BM “arcaicas y antidemocráticas”, dijo Putin

Putin disparó. El presidente ruso criticó el funcionamiento de la OMC y de los organismos de crédito.

Los países que integran la Organización Mundial de Comercio (OMC) y otras entidades internacionales ejercen “proteccionismo” y han llevado al “estancamiento” de las negociaciones para el libre comercio, sostuvo Putin en el XI Foro Económico de San Petersburgo.

“Algunas estructuras que estaban diseñadas para un pequeño número de actores activos parecen arcaicas, antidemocráticas, y no alcanzan a tener en consideración el equilibrio del mundo moderno”, sostuvo el presidente, reportó Itar-Tass.

Putin se refirió de este modo no solo a la OMC, sino también al Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, y advirtió que “los viejos métodos para tomar decisiones simplemente no funcionan”. “Ello se puede ver bien en la OMC y en las negociaciones de Doha, que de hecho están en una situación de estancamiento”, manifestó el presidente ruso. Putin advirtió que “hoy el proteccionismo arriba desde las economías desarrolladas que han fundado la organización.

Para estimular el comercio y las inversiones es necesario pensar en la creación de instituciones de libre comercio en la región de Eurasia”.

Rusia aspira a ingresar a la Organización Mundial de Comercio, pero solo bajo “condiciones aceptables”, dijo el presidente.

Las negociaciones para el ingreso de Moscú llevan más de una década y afrontan obstáculos por tensiones de Rusia con la Unión Europea.

El mandatario advirtió, además, que es necesario crear una “nueva arquitectura de relaciones económicas internacionales”, para contrarrestar el desequilibrio de la economía mundial, cuyo incremento consideró constante.

“El desequilibrio en el desarrollo de la economía global, que aumenta la división entre países ricos y pobres, se percibe cada vez con más agudeza”, dijo Putin.

“Se necesita una nueva arquitectura de relaciones internacionales, basada en la confianza y la mutua integración, con miras a un desarrollo sustentable”, agregó.

El director general de la OMC, Pascal Lamy, manifestó en el encuentro de San Petersburgo que la Organización Mundial de Comercio, sin Rusia, no es una estructura multilateral. Lamy se reunió ayer con el ministro de Desarrollo Económico ruso, German Gref, y con el comisario de la Unión Europea para el comercio, Peter Mandelson.

El Grupo de los Ocho (G8) que integran los siete países más industrializados y Rusia exhortó el viernes, en la conclusión de la cumbre de Alemania, a un acuerdo “ambicioso, equilibrado y comprensivo” en la Ronda de Doha. Lamy dijo ese día que el acuerdo en las negociaciones está “al alcance de la mano”, al menos a nivel “intermedio”.

“No hablo de un acuerdo final sobre toda la lista de los 20 temas establecida al inicio de las negociaciones en 2001, sino de un acuerdo intermedio que puede abrir el camino a un acuerdo final de aquí a seis o nueve meses”, dijo Lamy al margen de la cumbre del G8.

Un acuerdo de la OMC es el “mejor modo” para conducir los compromisos del G8 orientados a los países llamados “en desarrollo”, agregó.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, destacó que los países del G8 afrontaron en esta ocasión la necesidad de un acuerdo sobre comercio mundial con más “sentido de urgencia”.

La cumbre del G8 advirtió en su documento final que es necesario reforzar normas multilaterales para el comercio entre países industrializados y las naciones llamadas “en desarrollo”.