ONU debate sanciones a Corea del Norte por lanzar misiles

En una reunión extraordinaria de dos horas a puerta cerrada, los representantes de los 15 miembros del Consejo expresaron su inquietud por las pruebas norcoreanas. Japón, que solicitó el encuentro, presentó un proyecto de resolución para ser discutido a nivel de expertos antes de llegar de nuevo a la mesa de los embajadores.

La decisión del Consejo puede hacerse pública hoy. Sin embargo no hay consenso. China y Rusia prefieren una “declaración” no vinculante, mientras que EE.UU. y el resto apoyan una “resolución” de obligatorio cumplimiento.

El texto que Japón puso sobre la mesa contempla la imposición de un embargo a Pyongyang sobre “recursos financieros, artículos, materiales, bienes y tecnología” que puedan ser usados para “los programas de misiles y otras armas de destrucción masiva”.

MISILES. Los lanzamientos norcoreanos no plantearon una amenaza directa para Estados Unidos, que “no utilizó” el sistema de defensa antimisiles, según fuentes militares. Seis de los misiles eran de corto alcance y otro un Taepodong-2, de hasta 6.700 km de alcance, una distancia suficiente para alcanzar los estados norteamericanos de Alaska o Hawai. El disparo suscitó una gran inquietud porque Corea del Norte se declara una potencia atómica.

Sin embargo, el Taepodong-2 se estrelló en el mar 40 segundos después de su lanzamiento, según Corea del Sur. Aun así, Bush dijo que esta falla reducía su preocupación por el progra- ma nuclear que lleva adelante Pyongyang.

El misil de largo alcance “no estuvo mucho tiempo en el aire, cayó al mar, lo cual honestamente no disminuye mi deseo de resolver este problema”, dijo Bush en sus primeras declaraciones tras el múltiple lanzamiento.

Bush añadió que responsables norteamericanos todavía estaban analizando la información del lanzamiento del Taepodong-2, pero calificó a los otros cohetes como “pequeñas armas de rutina”, y dijo que el impacto político inmediato es que Corea del Norte está peor situada en el escenario internacional.

Los sistemas rusos de alerta balísticos contabilizaron hasta 10 lanzamientos de prueba de misiles norcoreanos, aunque no se confirmó esta información.

Washington emprendió una agresiva contraofensiva diplomática por los lanzamientos, contactando a China, Rusia, Japón, Corea del Sur, Francia, Gran Bretaña y otros países, para dar una respuesta unificada a la situación.

PROVOCACION. Los países occidentales, la OTAN y Rusia condenaron el lanzamiento y lo consideraron una “provocación que sólo sirve para aumentar las tensiones en la región”, según una fuente oficial británica.

Moscú pidió el respeto de la moratoria sobre los ensayos de misiles que Corea del Norte se impuso en 1999 y que Pyongyang denunció en 2005.

Tras casi todo un día de silencio, China reaccionó finalmente ayer por la noche, aunque sin condenar los hechos, pidiendo a las partes “calma y moderación”.

El régimen norcoreano se niega desde noviembre a regresar a la mesa de negociaciones multilaterales, que desde hace tres años trata infructuosamente de obtener que Pyongyang abandone su programa nuclear.