ONU pidió acuerdo global sobre el cambio climático

Ya sabemos lo suficiente, si no lo hacemos, el impacto sobre el clima será devastador; tenemos tecnologías asequibles para afrontar el problema; lo que no tenemos es tiempo», dijo Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas. «Acción, acción, acción», exigió por su parte el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger.

La reunión fue convocada por Ban, que ha tomado el cambio climático como una prioridad de su mandato, aprovechando la afluencia de líderes a Nueva York para asistir a la Asamblea General de la ONU.

El objetivo declarado de la convocatoria era «dar un impulso político» a la renovación del compromiso de Kioto con vistas a llegar a un acuerdo en 2009, de manera que pueda ser ratificado antes de que expire el actual tratado en 2012. En concreto, la cumbre de ayer pretende reforzar los inicios de esa negociación, que arrancará el próximo 3 de diciembre en Bali. «Debemos asegurarnos que nuestros nietos no tendrán que sufrir las consecuencias y preguntarse por qué fracasamos en esto», señaló el secretario general. «No se trata de ver quién fue culpable en el pasado, sino de mirar al futuro», añadió el gobernador de California, tras asegurar que su Estado, «la séptima economía del mundo», invierte más dinero en energías limpias que en telecomunicaciones.

La especial responsabilidad de los países industrializados, la «terrible ironía», en palabras de Ban, de que los más pobres sean los que menos han contribuido al problema y los que más lo sufren; la certeza de que el calentamiento acabará, sin embargo, afectando a todos; la necesidad de una acción internacional concertada y el análisis de las tecnologías de sustitución, fueron elementos constantes de las intervenciones de los líderes que, más que un debate, configuraron una sucesión de monólogos en los que cada cual dio una visión optimista de sus realizaciones y expuso sus deseos de futuro.

Un fuerte reclamo a los países desarrollados, por su «falta de colaboración» en lo relativo al cambio climático, fue el eje de la intervención de ayer del presidente argentino, Néstor Kirchner. El mandatario denunció una «sobreexplotación» de los recursos naturales por parte de los países centrales, a quienes acusó del «retraso» de las naciones más pobres o en vías de desarrollo en la materia, según consignó ayer la edición digital del diario La Nación.

El presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, evocó, no obstante, el debate sobre la energía nuclear, al ofrecer la colaboración de su país para el desarrollo de esa fuente favorita de los franceses «a cualquier país que quiera poseerla con fines pacíficos».

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, no mencionó la energía nuclear e insistió, en cambio, en las energías renovables, de cuyo desarrollo España es «vanguardia», dijo. Sarkozy se hizo eco de que el coste de la batalla por el clima no es «inalcanzable».

La sesión de la mañana la cerró la secretaria de Estado del país anfitrión, Condoleezza Rice, quien expresó la intención de su país de llegar a acuerdos en el marco la ONU para hacer frente «rápido y de forma eficiente» a lo que denominó como la «adaptación del clima». EEUU está al margen del protocolo de Kioto. Rice volvió a reiterar la importancia del desarrollo tecnológico como instrumento para reducir la dependencia energética y las emisiones contaminantes. También puso énfasis en que las políticas que se adopten deben preservar el crecimiento económico y el desarrollo.

AL GORE. La estrella de la mañana fue el ex vicepresidente estadounidense Al Gore, convertido en la figura global en la lucha contra la crisis del clima, sobre todo luego de su película documental-ecologista «Una verdad incómoda».

Gore cerró el discurso proponiendo la convocatoria de una sesión urgente de la ONU para revisar los resultados en Bali -la reunión más importante en materia climática que tendrá este año- y la celebración de reuniones cada tres meses a nivel de jefes de Estado y de Gobierno para revisar el proceso negociador.

«Si quieren ir rápido, irán solos. Si quieren ir lejos, háganlo juntos. Debemos hacerlo rápido y juntos, y ONU es el marco para ello. La elección hay que hacerla hora, no con promesas, sino con acciones». Gore también propuso «un plan Marshall» planetario para hacer frente a los costes del cambio climático.