Operadores esperan que precio del dólar continúe a la baja

Los operadores consultados por El País señalaron que si el Banco Central (BCU) no participara del mercado de cambios comprando dólares, la divisa estadounidense estaría en un nivel menor al que ostenta hoy.

Para los operadores la tendencia al dólar en las próximas semanas será de baja. «No te extrañe que (el dólar interbancario) esté abajo de $ 23 en los próximos días», comentó uno de ellos.

Ayer, las compraventas interbancarias se efectuaron a $ 23,10 como único precio, un 0,1% por debajo de la media del lunes y un 0,65% inferior al cierre de julio. De esta manera, la divisa acumula cuatro jornadas consecutivas de descensos.

En tanto, el Banco República redujo cinco centésimos la pizarra hasta $ 22,80 (compra) y $ 23,40 (venta).

Ayer solo se operaron US$ 2,6 millones y el BCU compró la mitad, US$ 1,3 millones.

En las últimas semanas, se acentuó un proceso que ya se venía dando desde mayo pasado y es la vuelta de capitales del exterior a activos en Uruguay, lo que presiona a la baja al dólar.

Asesores en inversiones y operadores indicaron que se da tanto por ingreso de divisas de extranjeros, como de uruguayos que tenían colocaciones en el exterior y ahora prefieren posicionarse en activos locales.

Varios hicieron hincapié en el fenómeno conocido como carry-trade (básicamente tomar crédito en una moneda a una tasa baja y colocarlo en un título en otra moneda a una tasa mayor) para explicar la caída del dólar. «Con tasas en pesos de 9% u 11% y tasas afuera bajas, se vuelve atractivo el carry-trade», dijo un asesor de inversiones a El País.

De hecho, el BCU permitió a partir de junio integrar las Letras y Notas en pesos y Unidades Indexadas con dólares como forma de evitar que los inversores del exterior pasen por el mercado de cambios.

La coordinadora del Área de Coyuntura del Instituto de Economía, Gabriela Mordecki, expresó a El País que «en los últimos quince días ha habido una vuelta al crecimiento de las bolsas y confianza en la recuperación de la economía mundial, lo que hace que los inversores nuevamente busquen rentabilidad en vez de seguridad, lo que obtienen de papeles nominados en monedas locales en países emergentes (como Brasil y Uruguay en menor medida)».

Explicó que «ello hace que vuelva a haber una tendencia vendedora del dólar en plaza y que a pesar de las cuantiosas compras que ha estado llevando adelante el BCU, igualmente la cotización del dólar caiga».

En julio y cuatro días de agosto, el Central adquirió US$ 79,1 millones en el mercado de cambios.

En el período enero-agosto de este año -en el que el dólar ha caído un 5,13%- la participación del BCU ha sido bastante parecida a la de igual lapso del año pasado. Mientras este año el BCU compró US$ 340,4 millones, entre enero y el 4 de agosto de 2008 había adquirido US$ 388,1 millones.

El presidente del BCU, Mario Bergara había dicho tiempo atrás a El País que «el Estado, entendido en su manera amplia, es un comprador por el orden de los US$ 2.000 millones por año» y que lo que se puede hacer es «ajustar el timing de compras y ventas, pero no mucho más allá de eso».

Dado que el dólar es considerado un refugio en tiempos de crisis o turbulencias, es lógico que se dé una tendencia alcista en su cotización. En efecto, desde el 14 de agosto de 2008 -la menor cotización del año pasado- y hasta el último día de ese año, la moneda estadounidense dio un salto de 27,63%. Esta apreciación compensó el descenso acumulado hasta agosto y llevó a que la suba «punta a punta» de 2008 fuera de 12,99%.

Luego dio un proceso inverso, al caer el dólar 6,7% entre el 31 de diciembre del año pasado y el 3 de febrero. Posteriormente el billete verde se apreció y se estabilizó cerca de $ 24.

En el último informe de Política Monetaria del BCU se indicó que datos a mayo «insinúan una vuelta del financiamiento externo».