Opertti buscará rescatar a una Aladi con ‘fatiga’ y ‘penurias’ económicas

El canciller uruguayo Didier Opertti fue designado ayer nuevo Secretario General de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), institución a la que procurará rescatar de la “penuria” económica que atraviesa y fortalecerla como plataforma de lanzamiento de la integración de toda Latinoamérica.
La elección de Opertti –por unanimidad e incluido el voto de Cuba– se produjo en el marco de la XIII Reunión del Consejo de Ministros de la Aladi.

Ante la presencia de cancilleres y altos representantes de los 12 países que componen el organismo intergubernamental, el ministro uruguayo dijo que “se abocarᔠa su nueva tarea una vez que finalice el proceso electoral uruguayo.

Si bien no le puso una fecha a su renuncia como canciller, señaló que ello se producirá “apenas esté constituido el nuevo equipo de gobierno”, con el que anunció “colaborarᔠen el proceso de transferencia de información.

Respecto a la Aladi, dijo que piensa “darle más visibilidad” y corregirle “la fatiga que sufre”, anomalía que a su juicio padecen, sin excepciones, todos los organismos multilaterales.

Afirmó que sus propósitos se sustentarán en un plan de trabajo que diseñará con el aporte y asesoramiento de los representantes de los países que la conforman.

Precisó que uno de los principales objetivos del plan radicará en conferirle al organismo una participación más decisiva y gravitante en la concreción de los procesos de integración de la región.

También indicó que será necesario reforzar la coordinación y cooperación de los países para dotar a la región de mayor presencia en las instancias de negociación, “porque es inconcebible que América Latina no tenga tanto peso en la negociación externa y, mucha más, que todavía tenga que autoexplicarse”.

Sostuvo que la ALADI es un “gran instrumento” que “existe”, que “tiene temas, órganos y herramientas” jurídicas.

Seguidamente, con firmeza, exhortó a los países a que comiencen a saldar la abultada deuda que afrontan con el organismo, advirtiendo que con menguados recursos será difícil asignarle nuevos desafíos a la Aladi.

Insinuó que no está en su ánimo asumir el rol “de administrador del déficit”, el que reconoció que debió ejercer quien dentro de unos meses será su antecesor en el cargo, el venezolano Juan Francisco Rojas Penso, por lo que instó a los países a formular un plan de acción para revertir gradualmente el desfinanciamiento que sufre la institución.

Actualmente nueve países deben cerca de US$ 8,3 millones a la Aladi cuyo presupuesto anual ronda los US$ 5 millones. Brasil, México y recientemente Uruguay son los únicos que están al día en las cuentas. Argentina, con casi US$ 3 millones, es el país más endeudado.

Luego de que Opertti expuso, de forma sucinta, las principales líneas de acción que pautarán su desempeño, el Consejo de Ministros aprobó una serie de resoluciones, que se convierten en una suerte de mandato a los países para dotar a la Aladi de mayores herramientas. Unas de las resoluciones aprobadas refiere a la confección de las bases de un programa para la conformación progresiva de un espacio de libre comercio.

Por otra parte, los ministros de los países que integran el organismo expresaron su respaldo a los esfuerzos que realizan el gobierno y el pueblo de Argentina en sus negociaciones para refinanciar su deuda externa.

En una declaración firmada por los representantes de Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela junto con Argentina, subrayaron “el impacto de la deuda externa sobre la estabilidad y el crecimiento económico”.

También coincidieron en que “el tema debe ser tratado teniendo en cuenta la impostergable necesidad de desarrollo social, objetivo para el cual la inversión pública tiene un papel fundamental”.