Oposición pide la rebaja de los impuestos. Presupuesto.

Lo que colorados y blancos plantearon al equipo económico del gobierno, encabezado por el ministro de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo, es que haya un alivio tributario aumentando el mínimo imponible del IRPF y rebajando dos puntos del IVA, además de volver a incorporar la disposición que abreviaba el período de aumento salarial para los públicos en caso de que la inflación superara el 10%.

En la reunión a la que asistieron los jerarcas, en la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda del Senado, el senador de Propuesta Batllista (Proba), José Amorín, sostuvo que si bien en la economía se registrará un crecimiento superior al 4% del Producto Interno Bruto (PIB), el gobierno «gastará todo» lo que se recaudará. Amorín preguntó entonces qué se hará en caso de que se recaude más de lo previsto, si se aumentará el gasto o se bajarán impuestos.

Así, planteó que se aumente el mínimo no imponible del IRPF porque es «absurdo» ganar $ 14.000 y pagar renta. Amorín propuso que el mínimo para comenzar a gravar el ingreso sea de $ 30.000.

«Si se recauda más de lo esperado, por lo menos que se bajen los impuestos», pidió el senador colorado.

Luego, el senador Luis Alberto Heber (Unidad Nacional) se pronunció en el mismo sentido dada la información aportada por el equipo económico, como el crecimiento del PIB, el aumento de la recaudación y la suba de las exportaciones.

Así, Heber planteó al ministro dos medidas que considera esenciales: un alivio tributario subiendo el mínimo del IRPF y bajando el IVA; y volver a la «cláusula gatillo», luego eliminada del Presupuesto, en relación con el aumento a los funcionarios estatales que establecía que si la inflación superaba el 10% los ajustes salariales serían cada seis meses.

CARGOS POLÍTICOS. En la comisión, Heber también reprochó al gobierno que se gaste parte del espacio fiscal disponible en cargos de confianza, lo que impedirá este año rebajar el IVA.

Según el senador nacionalista, en los cinco años de esta administración «se gastarán US$ 116 millones en pagar los cargos del aparato político del Frente Amplio».

«Eso daría para solucionar los problemas del Hospital Pasteur, para el Hospital del Cerro, entre otros», apuntó el senador.

Heber llegó a esta cifra luego de sumar los contratos, los cargos de confianza y otras incorporaciones de personal en todas las dependencias estatales, explicó luego de la reunión.

El ministro Lorenzo dijo que el gobierno «está comprometido» en impulsar medidas de alivio fiscal y adecuación tributaria pero no este año sino en 2011, de acuerdo con lo que se incluyó en el programa de gobierno del Frente Amplio.

«No hay nada nuevo sobre esto. Nosotros ratificamos lo ya anunciado», declaró Lorenzo.

«Si en algún momento hubiera que hacer una aclaración sobre la postergación de estas medidas, lo haríamos con buena fe. Nosotros cumplimos con nuestro acuerdo», subrayó el ministro.

Respecto al planteo que se le hizo por el aumento de los funcionarios, Lorenzo dijo que la salida alcanzada es «muy garantista» para los trabajadores del Estado.

El jueves 14, luego de 60 horas de discusión a lo largo de cuatro días y medio, la Cámara de Representantes dio por aprobado el proyecto de ley de Presupuesto que contiene unos 850 artículos.

La iniciativa está ahora en el Senado que tiene plazo hasta los primeros días de diciembre para analizarlo.

CONTENIDOS. En lo conceptual, este Presupuesto en términos generales continúa con la línea de la administración anterior, dándole prioridad a las áreas que han sido resueltas por el Frente Amplio, como la vivienda, la educación, las obras públicas y la infraestructura, y la seguridad pública.

Los mayores porcentajes de incremento respecto al Presupuesto anterior son destinados a las áreas priorizadas: seguridad pública 42%; infraestructura, a través del Ministerio de Transporte y Obras Públicas el 30%; educación el 45% entre ANEP y la Universidad de la República, vivienda con el 54%, e inclusive el INAU tiene un aumento del 30% sobre sus recursos anteriores.

Uno de los aspectos más polémicos del Presupuesto es saber cómo quedará finalmente el artículo 4°, que establece que los funcionarios públicos recibirán ajustes salariales anuales según la inflación proyectada.

Esta disposición ha sido cuestionada por la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) porque deroga un artículo de una Rendición de Cuentas de 1997, que decía que si la inflación anual supera el 10% habrá un segundo ajuste de salarios para los públicos.

También se ha cuestionado desde la oposición la «acumulación de poder» en manos del presidente

y la creación de los coordinadores departamentales como «ojos y oídos» del gobierno, elementos consagrados en disposiciones de la ley.

La existencia de centenares de nuevos cargos políticos que van a incrementar los gastos del Estado y el agotamiento de todas las posibilidades fiscales, son dos elementos que del mismo modo fueron señalados como negativos por parte de la oposición.

El proyecto consagra el destino de US$ 900 millones a la construcción de viviendas y otros US$ 550 millones para atender los planes sociales del gobierno a través de los ministerios respectivos.

En cuanto a la enseñanza pública, la ley de Presupuesto ratifica que se destinará el 4,5% del PIB lo que, según el gobierno, en los hechos significa un aumento de recursos superior a los US$ 320 millones. Otro aspecto que se confirma es un aumento salarial para los maestros de un 22,8 % en el quinquenio.

Para el gobierno, la prioridad del Presupuesto es el fortalecimiento de las infraestructuras de la educación, entre lo que se incluye crear nuevos liceos, nuevos centros CAIF, y la extensión de la educación técnica y universitaria al interior del país.

En materia de mejoras salariales para el personal subalterno de las Fuerzas Armadas, para el 1º de enero del 2011 se aumentarán $ 1.000 los sueldos de esos efectivos, en tanto al final del período con aumentos progresivos la cifra de incremento alcanzará a los $ 2.500.

Para los policías, la propuesta es bastante más amplia y detallada, en términos de fortalecimiento salarial.