Oposición reaccionó en bloque contra el discurso de Vázquez

EN SU DISCURSO en Zapicán el pasado martes, el presidente Tabaré Vázquez utilizó adjetivos como «repulsión» y «repugnante» para calificar las crónicas policiales que realizan los medios de comunicación y el manejo electoral del tema. Afirmó que las crónicas policiales son «repulsivas y denigrantes del oficio periodístico. No se trata de pintar la realidad de color rosa pero es repugnante convertir el dolor ajeno e incluso el propio en negocio o campaña política». Además, el presidente dio una explicación sobre la sensación de inseguridad, la evolución de los delitos y las medidas que se adoptaron para combatirlo. Frente a este escenario delineado por el mandatario, los líderes de la oposición no demoraron en salir al ruedo político y fustigar sus dichos.
Ayer, líderes blancos y colorados salieron al cruce de las afirmaciones del mandatario, lo criticaron por «no reconocer» el problema de la inseguridad y adjudicaron fin electoral a su aparición.
«Yo creo que el presidente Vázquez -y esto es una impresión personal, me hago cargo de ella- está pensando en el futuro político más que en la elección que viene. Él es contrario fue siempre contrario a la candidatura del senador Mujica -no creo que deje de votarlo- pero lo que está estableciendo es una presencia suya muy fuerte para enseguida de la elección convertirse en presidente del Frente o en un punto central de la izquierda en cuanto a las negociaciones futuras», dijo en radio El Espectador el candidato del Partido Nacional, Luis Alberto Lacalle. «En cuanto a la inseguridad y la sensación me parece que mi amigo Vázquez lo mejor que puede hacer es callarse la boca porque si ha habido un fracaso rotundo, absoluto y total por miedo a ejercer la autoridad es el de los ministros del Interior que ha nombrado en este gobierno», agregó el ex presidente Lacalle.
«No es bueno no reconocer un problema», fueron las primeras palabras de Pedro Bordaberry, en referencia a los dichos del presidente. El candidato colorado consideró una «equivocación» creer que los candidatos no deben hablar de los problemas del país durante la campaña.
Bordaberry dijo a Ultimas Noticias que a esta administración se le pueden reconocer puntos positivos y otros en los que se han cometido «errores». Indicó que la seguridad ciudadana es una de esas áreas en las que un próximo gobierno debería «mejorar» de forma sustancial, razón por la cual los candidatos «deben decir lo que piensan». Más aún, el candidato señaló que el hecho que el primer mandatario hable en un acto público sobre uno de los temas principales de la campaña genera su participación en la contienda electoral, situación que Bordaberry considera «no adecuada». Bordaberry consideró una «equivocación» atribuirles la responsabilidad a los medios de comunicación por la situación reinante en el país y la percepción de la población. «Los medios de prensa tienen el derecho a informar sobre los hechos que suceden. Agarrarse con los medios no me parece adecuado», dijo. Temprano también en El Espectador, el vicepresidenciable blanco Jorge Larrañaga dijo que la rendición de cuentas del presidente fue «un acto político», y consideró que «la simplificación que hace de la inseguridad me parece realmente un tremendo error».
El senador Francisco Gallinal dijo a Ultimas Noticias que los comentarios de Vázquez le hicieron acordar al tema de la sequía, porque el presidente está «mal asesorado» en seguridad. El legislador se preguntó: «Si la seguridad está así con Vázquez, ¿cómo sería con Mujica?». El senador Carlos Moreira, en tanto, señaló que el presidente tiene un enfoque «parcial» y «falseado» de la realidad.
El candidato del Partido Independiente, en tanto, dijo estar «indignado» por el discurso del presidente en Zapicán. «¡No podía creer lo que estaba viendo!», exclamó, «estuvo extremadamente fuera de la realidad», agregó. «El presidente hace mucho que no sabe lo que es andar solo, ya que lo rodea un gran dispositivo de seguridad. Vázquez está aislado detrás de gruesas paredes y no conoce la realidad; vive en una campana de cristal», remarcó Mieres.