Oposición y empresarios aplauden la rebaja del IVA en medio de un nuevo choque entre Mujica y Astori

Todo comenzó el sábado 26 cuando Mujica anunció en declaraciones al diario El Observador que tenía en mente frenar el proyecto para hacer una rebaja generalizada de dos puntos en el IVA, y de este modo, redireccionar el beneficio a los sectores más pobres. La idea del presidente era que este beneficio alcanzara al 30% más pobre y que la rebaja fuera de 5% en vez de 2%. La noticia cayó como un balde de agua fría en filas de AU. Ese mismo día Astori le solicitó una reunión a Mujica para tratar el tema, que recién fue abordado en el gabinete social, realizado el lunes 28. El vicepresidente prefirió no hablar sobre el tema delante de varios ministros y el encuentro, finalmente, se realizó en privado.
En el encuentro Mujica le transmitió que su idea era mejorar la calidad de vida de los sectores más débiles y que quizás se apresuró a largar la idea a la prensa. Al finalizar la reunión ambos jerarcas llegaron a un acuerdo.
Astori aseguró que Mujica está en un 100% de acuerdo con la propuesta de bajar un 2% el IVA para toda la población en general y, poner en marcha una exoneración total de este tributo para los sectores más caren-ciados.
«Ese proyecto lo que hace es ser selectivo, porque la rebaja de 2 puntos es para el país en su conjunto, pero para los más pobres son 22 puntos de rebaja», explicó.
El vicepresidente dijo que el proyecto incluye, además, cambios importantes en el Impuesto a la Renta como el aumento del mínimo no imponible, la introducción de una nueva franja de tributación para los sectores de más altos ingresos y la posibilidad de deducir gastos de vivienda, como por ejemplo las cuotas del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) y el pago de cooperativas.
Sin embargo, en tiendas del MPP buscarán modificar este proyecto para votarlo recién en marzo de 2012 la primera cámara legislativa, según adelantó el diputado Gonzalo Mujica (Espacio 609).
Sin embargo, Asamblea Uruguay mantuvo contactos con legisladores blancos para que este proyecto sea aprobado en la Cámara de Diputados antes de fin de año.
Otro punto de deséncuentro entre el astorismo y el MPP es que el sector mayoritario del FA pretende que no se aplique la rebaja general del IVA al whisky, televisores de plasma, vehículos cero kilómetro, entre otros bienes considerados suntuarios.
Pero desde filas astoristas, el diputado Alfredo Asti señaló que se debe aplicar la rebaja de 2% de IVA generalizada, porque está prevista en el programa de gobierno del FA. «Lo de los bienes de lujo lo podemos arreglar con otros impuestos como el Imesi que están creados precisamente para eso», agregó. El presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), Washington Burghi, manifestó que estas idas y venidas en materia de política tributaria no le hacen bien a los empresarios ni al sistema político. Opinó que sería deseable que si se pretenden realizar modificaciones se discuta en un ámbito reservado y luego dar a conocer los detalles de esa negociación. En una línea similar se manifestó el senador Alberto Couriel (Espacio 609) quien criticó veladamente a Astori por solicitar una reunión con Mujica cuando a su entender «el presidente no tiene por qué andar consultando todo y a todos». En todo caso, estos vaivenes no le hacen bien al gobierno, estimó Couriel. Burghi consideró buena la idea de rebajar dos puntos del IVA ya que cualquier impuesto que disminuya tendrá un efecto favorable en todos los sectores de la sociedad.
«Lo que va a aumentar es el poder del consumidor porque los bienes se van a abaratar, lo cual es bueno. Esperemos que con la vigencia de esta ley el consumidor compre los productos uruguayos», dijo el presidente de la CIU.
Un razonamiento similar realizó el presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, Marcelo Lombardi, quien dijo que al bajar el precio de los bienes, se incrementará la capacidad del consumo. «La rebaja de la recaudación sería deseable que tuviera su correlato en la rebaja del nivel del gasto», opinó Lombardi.

«Jugar con fuego»
El publicista y ex asesor de campaña de Astori y de Tabaré Vázquez, Esteban Valenti, escribió el martes 29 una columna en la agencia Uy Press en la cual fustigó a Mujica y a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) en el tema del IVA.
Valenti criticó al presidente por anunciar a través de los medios de comunicación los cambios al proyecto de Economía. «De esas objeciones todos, incluso el vicepresidente de la República, el ministro de Economía y todo el gobierno se entera por la prensa. Una más», agregó. «Este gobierno todos los días nos da una prueba de tres cosas bien claras y concretas: cómo entiende la institucionalidad, la relación con el Frente Amplio y la actitud con los compañeros. Los compañeros que integran el gabinete ministerial y sobre todo la relación con Daniio Astori», escribió Valenti. Puso como ejemplo «la anulación de la ley de Caducidad, el impuesto a la tierra y ahora este nuevo capítulo. ¿Hasta cuándo?», se preguntó Valenti. «¿Los frenteamplistas nos merecemos estas muestras permanentes de desorden, de falta de seriedad y de sobriedad institucional de parte de nuestro gobierno?», se cuestionó en otro pasaje de su columna. Para el ex asesor desde filas astoristas se han dado «muestras de una paciencia sobrehumana, incluso aprobando leyes que consideramos francamente un mamarracho, como la ley que propone gravar a la tierra» y se quejó que esos gestos no son reconocidos por parte del elenco gubernamental que no tiene «un mínimo de reciprocidad».

Una guerra sin fin
Esta nueva crisis dejó en evidencia, una vez más, las diferencias entre astoristas y mujiquistas. Aunque ambos sectores lo niegan, existe una fuerte pugna por la conducción económica ya que los lide-rados por Astori sienten que la labor del ministro de Economía, Fernando Lorenzo, está permanentemente en jaque por los dirigentes más allegados al presidente. Los astoristas, y otros grupos que junto a Asamblea Uruguay conforman el Frente Líber Se-regni (FLS) consideran que estas arremetidas contra la conducción del ministro Lorenzo no provienen sólo del MPP, sino que también tienen detrás al Partido Comunista. Para explicar este nuevo en-frentamiento político basta recordar que a fines de julio Mujica relevó al entonces subsecretario del Ministerio de Economía, Pedro Buonomo, una persona de su entorno y lo sumó a su equipo en la Torre Ejecutiva donde trabajan otras dos personas de su confianza: el director y el subdirector de la OPP, Gabriel Frugoni y Jerónimo Rocca, respectivamente. Y aunque se niegue oficialmente, varios sectores alineados a Astori ven en este grupo presidencial una especie de equipo económico paralelo, que muchas veces va a contrapelo de las decisiones que se toman en el Ministerio de Economía. Otro de los aspectos que recientemente dividió a astoristas y mujiquistas fue la forma de aplicar la ley de Participación Público Privada (PPP). La encargada de llevar adelante los proyectos con esta nueva ley es la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) que pasó a estar bajo el control del MPP De esta manera, con estas jugadas en el tablero interno AU perdió peso en Economía y en Transporte y Obras Públicas, las dos carteras con ministros del riñon astorista.