Optimismo en la cuenta regresiva. Verano 2010.

Como todas las temporadas, la Intendencia de Canelones hizo al finalizar el verano pasado un balance de la temporada. Allí surgió una idea que se concreta por estos días: fomentar que los propietarios de viviendas efectúen refacciones.

La iniciativa implica que la Intendencia y las inmobiliarias promocionan aquellas viviendas en las que se realizaron mejoras estipuladas previamente, dijo Irene Cabrera, directora de Turismo a El País.

Esta iniciativa ya incluye entre cuatro y seis casas por cada una de las 11 inmobiliarias que se unieron al plan, comentó la jerarca. Y no necesariamente son las casas más caras, aclaró. Se incluyen algunas cuyos alquileres no llegan a los US$ 1.000 por quincena.

Para temporadas posteriores prevén incorporar a hoteles y restaurantes, y luego también a los restantes servicios.

En general, los alquileres se mantendrán en el mismo promedio del año anterior, indicó Cabrera. De todos modos, el tipo de cambio en relación a la moneda argentina, ha perjudicado a los operadores. Ya hubo casos en que se cancelaron reservas que se habían confirmado a principios de 2009 para verano de 2010. Pero el nivel ha sido mínimo «y no preocupa», dijo Cabrera. De cualquier manera hay consultas y sondeos habituales para la época. «Podemos decir que la temporada se perfila bien», auguró. Y las expectativas son buenas.

ROCHA. El turismo rochense espera crecer sostenidamente en la próxima temporada, tal como ha ocurrido en los últimos años, asegurando que mantendrá los precios como manera de consolidar su posición en el mercado de la región, teniendo como novedad la presentación de su propia marca.

«El turismo receptivo generó más de US$ 50 millones y la actividad interna una cifra superior a los US$ 65 millones», señaló la ingeniera agrónoma Alejandra Carrau, facilitadora del cluster de turismo en ese departamento.

Entre las prioridades inmediatas se encuentra la presentación de la marca Rocha, lo que acontecerá por primera vez entre el 14 al 17 de noviembre en la feria internacional de turismo en Buenos Aires, informó Carrau.

El director de Turismo de Rocha, Pedro Quartino, manifestó que hay optimismo para la temporada y afirmó, que el espíritu es mantener los precios. Señaló, que globalmente lo máximo a lo que puede llegar la suba de los servicios es 10%, salvo casos puntuales o excepcionales de algún particular.

La hotelería tiene diversidad de precios, dependiendo de la calidad de los servicios. El emblemático hotel Portobello tiene tarifas de US$ 110 dólares por habitación doble, con desayuno incluido. El clásico hotel La Pedrera también se ubica en US$ 110 dólares, igual que el año pasado. También se consiguen alojamientos por entre US$ 50 y US$ 70, dependiendo de la calidad de servicios que se brindan a los turistas.

César San Martín, operador inmobiliario de La Pedrera, afirmó a El País que entre un 60% a 70% ya está alquilado para la primera quincena de enero a valores situados en un eje de US$ 100 diarios.

La Paloma dispone de mayor amplitud de ofertas, con precios que van de US$ 50 a US$ 60 por día.

En cuanto a otros balnearios como La Coronilla, el hotel Castello Mare maneja precios de $ 1.800 por día para la habitación doble, con desayuno incluido, siempre que se contraten cinco noches. Cuando es por una noche el precio es de $ 2.000 pesos uruguayos.

El complejo de habitaciones Rocamar de Punta del Diablo, en tanto, cuesta US$ 165 dólares para cuatro personas con desayuno incluido.

Los precios de las cabañas en Punta del Diablo tiene ofertas muy variadas, pero se las encuentra por unos US$ 70.

PUNTA DEL ESTE. El próximo verano Punta del Este espera la mejor temporada de cruceros en su historia, con unos 230.000 pasajeros a bordo de los barcos que fondearán la bahía de Maldonado. La mayor actividad ocurrirá el 28 de enero con cinco cruceros anclados al mismo tiempo. La temporada de cruceros comenzará el 20 de noviembre en Montevideo con la llegada del «Minerva».

Entre los operadores de Punta del Este reina un cauto optimismo. Se espera por lo menos una temporada como la anterior de la mano de los brasileños y en menor medida de los argentinos. El precio de las monedas de la región dejan afuera de competencia al mercado brasileño que se transforma en un gran emisor de turistas. La competencia de Punta del Este puede venir por el lado argentino y la siempre atractiva oferta de los destinos del Caribe y Miami, que tienen a su favor la caída del dólar.

Algunos aspectos, como el litigio de las tarjetas de crédito y la cotización del dólar son los aspectos negativos. Los alquileres muestran una actividad acorde con lo esperado colocándose los apartamentos y casas de mayor valor como a la misma altura del año pasado.

Por su parte los comerciantes esperan que la demanda brasileña se mantenga con fuerte presencia de turistas norteños comprando en locales comerciales y alojándose en hoteles de la zona. Los argentinos de clase media hacen sentir su ausencia por estas horas. La explicación pasa por la depreciación conjunta del dólar y del peso argentino.

Los hoteles mantienen los precios respecto a la temporada anterior, dijo Fernando Massa del Centro de Hoteles. Exhiben un nivel de reservas para fin de año y el resto del verano similar al del año pasado aunque un poco debilitado por la controversia entre 62 empresarios hoteleros y las empresas que son emisoras de las tarjetas de crédito.