Organizaciones de consumidores piden más coordinación de políticas

En una reunión convocada por el Área de Defensa del Consumidor, las organizaciones más importantes del país en la materia plantearon de manera enfática la necesidad de informar más a los consumidores uruguayos acerca de sus derechos.

“Nos sentimos excluidos en la elaboración de políticas, lo que nos resta credibilidad frente a la población”, reclamó Mabel Lorenzo, presidenta de la Liga de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios, a la directora general de Comercio, Fanny Trylesinski, y a la encargada de despacho del Área de Defensa, Susan Weissel.

Las restantes asociaciones presentes se sumaron a la petición de mayor apoyo y contacto con la repartición estatal, lo que permitiría canalizar mejor las dudas y problemas de los consumidores.

En este sentido, Trylesinski se comprometió a mantener una reunión mensual para mejorar la coordinación entre ambas partes.

Además, la jerarca opinó que todavía falta mucho por hacer en esta temática en Uruguay, “donde la defensa de los consumidores no tiene la trayectoria que poseen otros países de la región, como Brasil”.

Los objetivos del Área de Defensa para 2004 serán difundir lo máximo posible las disposiciones legales para que la gente conozca sus derechos, así como el mejoramiento en los tiempos de respuesta a los reclamos de la gente.

En opinión de Trylesinski, la población de menores recursos es la más vulnerable frente a los abusos de las empresas.

MECANISMOS COMPENSATORIOS

En el marco del Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, la Liga Uruguaya de Defensa del Consumidor señaló que para una persona “corriente” es difícil hacer valer sus derechos, “ya sea por desconocimiento de las normas legales que le amparan, como por lo engorroso, complicado y difícil de los procedimientos de reclamo y compensación”.

Según su presidenta, Laura Paz, las estructuras públicas son “insuficientes” para dar cabida a los reclamos. Además, “no alcanza con el cambio de un producto o la devolución del mismo, es necesario que el consumidor perjudicado sea compensado adecuadamente por la insatisfacción, y pérdida de tiempo y dinero”.

A su entender, los consumidores están en situación de “desventaja” frente a los proveedores porque no cuentan con el mismo nivel de asistencia técnica ni poder económico.

Paz entiende conveniente la creación de tribunales de pequeñas causas y la instrumentación de mecanismos compensatorios frente a los incumplimientos de los proveedores.

FACTURA IMPRESCINDIBLE

Weissel , en tanto, señaló que cada vez que una persona realiza una consulta en el Área de Defensa del Consumidor, a través de los teléfonos 0800 7005 y 0800 6532, se analiza minuciosamente cada caso, “con el objetivo de ver si amerita una denuncia, gestión o solicitud de audiencia”.

Tanto para la radicación de una denuncia o el pedido de audiencia es conveniente presentar la factura que acredite la relación de consumo en cuestión. “Es fundamental guardar la factura, pero en el caso de que la haya tirado igualmente el área recoge su inquietud y hace gestiones o conciliaciones con el proveedor”, sostuvo.

Los resultados son dispares en las audiencias entre consumidores afectados y proveedores, quienes tienen actitudes dispares. “Algunos proveedores buscan solucionar el problema del consumidor aunque el reclamo pueda ser discutible por mantener su buen nombre comercial y su clientela. En cambio, otros son más reacios a llegar a un acuerdo”.