OSE pedirá restricción en el consumo y hará inversiones

EL PRESIDENTE del ente, Carlos Colacce, dijo que para satisfacer la demanda generada por el calor se debió incrementar el bombeo en la línea cuatro, lo que no permitió el proceso de monitoreo y limpieza previsto cada año.

Dijo que se está operando a la más alta capacidad de bombeo, lo que significa unos 610 mil metros cúbicos diarios de agua, un caudal prácticamente igual al mayor pico histórico registrado hasta el momento. Esta situación, según explicó, hace que el fenómeno «no haya sido controlado completamente».

Sobre el desabastecimiento en varios barrios de Montevideo, expresó que son zonas que «históricamente tuvieron problemas», por lo que pidió «comprensión» a los vecinos, pues se está trabajando en un «fino equilibrio» por atender dos problemas a la vez. «Es como una sábana chica: o nos tapamos los pies o nos tapamos la cabeza», ejemplificó.

Colacce mencionó como medidas de corto plazo la realización de investigaciones internas para analizar «los pasos y comunicaciones» registrados en el organismo y, al mismo tiempo, el abastecimiento mediante camiones cisternas a todos aquellos servicios que demandan atención especial, como centros de diálisis, hospitales y residentes de las zonas más carenciadas.

Asimismo, recomendó a las empresas que tengan dificultades de abastecimiento a tomar contacto con los servicios generales de Ose para instrumentar un servicio especial. Además, informó que se creará una comisión especial que analizará el daño provocado por el agua turbia para indemnizar a los usuarios.

En cuanto a las medidas de largo plazo, Colacce aludió a las inversiones, entre las que se destaca el «recalque» en la troncal de la Unión para mejorar el abastecimiento en esa zona. La obra tendrá un costo de unos U$S 6 millones y estará pronta de aquí a un año.
También se implementará un sistema de monitoreo a tiempo real que permitirá conocer desde un panel central las distintas características del agua en los distintos puntos de la red. «Es insólito que no disponga ya de un sistema así. Si hoy estuviera disponible, sería muy beneficioso», afirmó.

Mientras tanto, la presidenta de la Unidad Reguladora de Energía y Agua (Ursea), Cristina Vázquez, informó a Ultimas Noticias que se reunió ayer con técnicos de la Facultad de Química, quienes le indicaron que los análisis de la turbiedad del agua de OSE reflejan una «evolución favorable».

SIN AGUA
Por otra parte, algunos barrios de la capital aún padecían desabastecimiento y donde el líquido llega, igual se conserva cierto grado de turbidez, según comprobó Ultimas Noticias en una recorrida realizada ayer.

OSE dispuso que un funcionario controlara la turbidez del agua en la usina del Cerrito de la Victoria, donde debía tomar muestras cada diez minutos del tanque 6, que eran evaluadas con un aparato especial para catalogar el color de los líquidos.

El rango aceptable de esas mediciones se ubica entre O y 5, y el encargado de las tomas explicó que las muestras fueron normales hasta las 18 horas, luego de lo cual el nivel de turbiedad se fue incrementando en las sucesivas evaluaciones.

Los operadores que trabajan en la usina de Cerrito de la Victoria reconocieron que el nivel del agua en los tanques estaba aproximadamente en la mitad de lo que normalmente debería tener en esta época del año. «En estos tanques, tenemos 2 y 2,5 metros de agua, y lo normal seria contar con un nivel por encima de los 4,5 metros», aseguró uno de los funcionarios.

Al mismo tiempo, en la vereda, un vecino estaba sacando agua de una canilla instalada sobre el tejido metálico que rodea a la usina.

«A dos cuadras de acá, no tenemos nada de agua», dijo el hombre en plena faena, mientras manipulaba dos bidones con agua recién sacada de OSE. Y, en efecto, dos cuadras al oeste de la planta, algunos usuarios están sin agua desde hace cinco días. «Tenemos caño nuevo, pero igual seguimos sin agua», dijo una joven preocupada, mientras una cuadrilla cambiaba la cañería sin resultados.