Otro incendio sospechoso reavivó el alerta por atentado

La planta de astillado de la empresa Ence en el barrio Peñarol se incendió y provocó una ola de paranoia que puso sobre la mesa un estado general de alerta en las empresas pasteras y en los organismos encargados de la seguridad del Estado uruguayo.
En la mañana de ayer, sobre las hora 9.20, por causas que Bomberos pretende establecer, el fuego se propagó, quemó la goma de una cinta transportadora, pero afortunadamente el asunto no llegó a mayores. Otro hubiera sido el cantar si hubiera alcanzado a las 450.000 toneladas de madera, la capacidad máxima estimada de ese local. Sin embargo, dos trabajadores resultaron lesionados y, según informes de Bomberos, resultaron intoxicados. Ambos fueron dados de alta horas después.

La planta no sufrió gandes daños, pero Ence anunció que permanecerá cerrada por 30 días. Sin embargo, el episodio generó una asociación inmediata con el incidente ocurrido el 19 de junio en el depósito portuario de Forestadora Oriental, propiedad de Botnia.

Tanto Botnia como Ence solicitaron a la Policía protección especial para sus plantas de producción y medidas de seguridad en el interior del país para las 89.000 hectáreas forestadas de Botnia (Forestadora Oriental) y 40.000 de Ence (Eufores).

Un equipo de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII) trabaja desde hace varias semanas en Fray Bentos a pedido de Botnia y en apoyo de la Jefatura de Río Negro. El je local, inspector mayor Juan Balbis sigue en persona los operativos, dijeron fuentes oficiales.

El Ministerio del Interior dispuso como plan de contingencia el envío de un equipo de la Guardia Republicana como eventual apoyo en caso de ser necesario. La decisión fue adoptada pese a que la secretaría de Estado discrepa con el informe de la Armada que alertó sobre posibles ataques radicales desde Argentina. La Policía descarta una “invasión masiva” piquetera y resume el peligro a la posibilidad de “actos aislados”.

Por eso el gobierno sí sigue de cerca la posibilidad de ataques por parte de grupos radicales uruguayos. Se investigan nexos entre grupos como el uruguayo Fogoneros y el argentino Quebracho. También se buscan conexiones de los mismos con la asamblea de Gualeguaychú.

El subsecretario del Interior, Ricardo Bernal, ha negado investigaciones a ciudadanos uruguayos. Sin embargo, fuentes policiales sostienen que más de 500 personas son seguidas. El perfil de las personas que son vigiladas a distancia son militantes radicales y miembros de organizaciones ambientalistas vinculadas a estos grupos, dijeron a El Observador fuentes de los servicios de seguridad.

Bomberos elabora el informe sobre las causas del incendio ocurrido el 19 de junio en el puerto contra un depósito de Botnia. En la página web Indymedia, vocera de grupos radicales, se publicó un artículo el 1 de julio e referencia al episodio firmado por “Nosotros”.

Bajo el título “¿Y el asado?”, los autores reivindicaron en forma irónica su ausencia en el acto del “Nunca Más”: “Festejamos no estar ahí y como estan caras las verduras prendimos unos palitos en el puerto. Esperamos que el Pepe (Mujica) ponga el asado”.