Otro punto de fricción entre Lula da Silva y Hugo Chávez

EL LUNES, el presidente Lula había dicho que Brasil debe tener conciencia de que «tenemos adversarios, adversarios que van a levantar toda y cualquier tipo de calumnia contra la calidad del etanol, contra la calidad del biodiesel».
En ese sentido Lula fue consultado por un periodista sobre esas declaraciones, y si el mensaje enviado era para el venezolano Chávez.
«Yo le mande’ un mensaje a todos, el recado es para todo el mundo. Nadie detendrá a Brasil del papel histórico que tiene que cumplir. Lo que dije es que Brasil no será sirviente para atender los intereses de otros, sin tener en cuenta los intereses del propio Brasil», explicó Lula.

Ysubrayó: «Tenemos condiciones de transformarnos en una potencia energética y no vamos a renunciar a ello». Brasil es el principal productor de alcohol combustible (etanol) desde hace tres décadas a partir de la caña de azúcar.
Chávez y el presidente de Cuba, Fidel Castro, alertaron hace meses sobre el desarrollo de los biocombustibles, por entender que puede causar una crisis alimentaria, por una producción a gran escala de gasolina producida a partir de alimentos.
Lula dijo en una unidad militar que impulsará la construcción de usinas nucleares y anunció recursos para desarrollar un submarino atómico.
«Nadie va a impedir que Brasil cumpla el papel histórico que tiene que cumplir, Brasil no será servil. No vamos a defender los intereses de otros sin tomar en cuenta los propios. Nosotros podemos transformarnos en una gran potencia energética y no vamos a renunciar a eso», afirmó.
Lula recordó que recientemente el Consejo Nacional de Política Energética, órgano consultivo del gobierno federal, autorizó la construcción de la central atómica Angra 3, en Río de Janeiro, con un costo de 3-600 millones
de dólares. «Si fuera necesario construir más» usinas atómicas, «porque es una energía limpia, está probado que hoy nosotros tenemos seguridad y está probado que Brasil no puede parar, es segura y tenemos la tecnología, ¿por qué no vamos a aprovechar?» preguntó Lula.
«No hay ninguna posibilidad de que acontezca un accidente en Brasil como aconteció en Chernobyl. Las experiencias que tenemos con Angra no ocasionaron accidentes» continuó. Al ser consultado si el dominio de la tecnología nuclear permitirá una mayor aproximación con EEUU en materia energética, Lula afirmó: «No tenemos ningún compromiso con el presidente Bush. Él se aproxima hacia América Latina, porque sería un error no aproximarse a América Latina. Nuestra determinación es pensar en Brasil».

REEQUIPACIÓN DE FF.AA.
Lula manifestó su intención de reequipar a las fuerzas armadas y anunció la liberación de 75 millones de dólares anuales, durante la próxima década, para financiar las investigaciones aplicadas en la generación
de energía eléctrica y en la construcción de un submarino nuclear.
El proyecto del submarino nuclear, dotado de mayor autonomía de navegación que los convencionales, a diesel, ya costó 1.100 millones de dólares, desde 1979-
La Armada brasileña considera de importancia estratégica contar con un submarino nuclear para la vigilancia de los más de 7.000 kilómetros del litoral marítimo.
El comandante de la Marina, Julio Soares de Moura Neto, solicitó al gobierno la liberación de 500 millones de dólares en los próximos seis años, planteo que Lula se comprometió a estudiar.