Pagarán el 30 de setiembre la primera cuota a los ahorristas

Los fondos de liquidación de los bancos Comercial, Caja Obrera y Montevideo comunicaron ayer a los ahorristas de estas instituciones que el 5 de setiembre se les informará formalmente a cuánto asciende su cuotaparte en los mencionados fondos y el 30 de setiembre se les pagará la primera de las 24 cuotas previstas en el cronograma de devolución de las colocaciones inferiores a U$S 100 mil.

Guillermo Cabrera, portavoz de los ahorristas, informó a El País que «el 5 de setiembre se sabrá la cuotaparte de cada uno en el bolsón de pasivos, el 8 de setiembre comienza a distribuirse una carta enviada a cada uno de los cuotapartistas en la que se les explica su situación personal que la gente podrá chequear en el Nuevo Banco Comercial, y el 30 de setiembre este banco realiza el depósito de la primera cuota».

A los ahorristas que hubieran recibido adelantos parciales en los últimos meses, luego que el Nuevo Banco Comercial comenzase a operar el pasado 24 marzo, se les realizará el descuento correspondiente, al igual que a quienes tenían deudas con las instituciones donde tenían sus colocaciones por el monto que correspondiera.

La devolución se realiza con fondos provenientes de los activos de los bancos en liquidación y con el dinero que el Estado vertió a las instituciones durante 2002, al que ahora renuncia, todo lo cual suma alrededor de U$S 350 millones.

AHORRISTAS. Los tres bancos tenían 35.000 ahorristas, de los cuales el 90% tenían colocaciones inferiores a U$S 100 mil. Los depositantes recuperarán sus colocaciones en 6 años con una tasa de interés del 2% anual. Estos certificados de depósitos son registrales y podrán ser comercializados en el mercado secundario, es decir vendidos a terceros.

En diciembre, el Nuevo Banco Comercial definirá si entrega nuevos certificados de depósito correspondientes a deudas de cobro hoy incierto por otros U$S 350 millones. Hasta ahora se han cobrado U$S 40 millones y se aguarda a lo largo de los próximos seis años cobrar al menos U$S 150 millones más.

Paralelamente, el Poder Ejecutivo analiza alternativas para contemplar a los ahorristas que habían depositado más de U$S 100 mil y a los tenedores de bonos emitidos por los bancos Comercial y Montevideo. Para este grupo se maneja la posibilidad por parte del Poder Ejecutivo de entregarles otros papeles que sean a mayor plazo y de que el Estado ceda lo que le correspondía como acreedor hasta llegar a U$S 100 mil de recuperación.

bonos. Unos 5.000 inversores habían comprado las emisiones de U$S 200 millones en bonos realizada por el Banco Comercial, y de U$S 88 millones realizada por el Banco Montevideo. Alrededor de U$S 140 millones de estos documentos fueron comprados por inversores locales.

La definición del cronograma había sido insistentemente reclamada por los ahorristas.

El Nuevo Banco Comercial había ofertado U$S 830 millones por los tres lotes de activos de los liquidados bancos Comercial, Montevideo y Caja Obrera. De esa cifra, U$S 550 millones fueron ofertados para los activos del Banco Comercial, U$S 185 millones por los del Banco Montevideo y U$S 147 millones por los del Caja Obrera. Las bases eran de U$S 351 millones para el Banco Comercial, de U$S 131 millones para el Montevideo y de U$S 104 millones para el Caja Obrera. Las tres bases totalizaban U$S 586 millones. Las ofertas superaron ampliamente la base establecida y promediaron el 94,67%.

Los bancos liquidados y Caycu fueron suspendidos entre fines de julio y comienzos de agosto de 2002.

El nuevo Banco Comercial comenzó a operar con pasivos por U$S 699 millones y activos por U$S 825 millones. Esta institución ya comenzó a registrar a los cuotapartistas que tenían cuentas inferiores a los U$S 2 mil a los que comenzó a pagar la totalidad de sus colocaciones originales. El pago podía ser solicitado por 4 mil personas cuyos depósitos sumaban U$S 6,5 millones.

Se calcula que el promedio por depósitos en los bancos Comercial, Montevideo y Caja Obrera rondaba los U$S 20 mil.

En el Banco Comercial, en el momento de su suspensión, había colocaciones a la vista por U$S 240 millones y plazos fijos por U$S 340 millones.