Países buscan acercar posturas en torno al ALCA

Así lo señalaron a EFE miembros de algunas delegaciones, que criticaron el «excesivo pragmatismo» de los gobiernos de la región para «eliminar las divergencias y alcanzar un acuerdo» por encima de todo y cumplir con la fecha tope de término de las negociaciones: enero de 2005.

«Los países buscarán construir un acuerdo que será muy abierto, eliminando todos los conflictos, sacando los problemas y componiendo, relativizando y bajando las expectativas», afirmó a la prensa extranjera el director de Relaciones Internacionales de la Central Unica de Trabajadores de Brasil (CUT), Joao Vaccari, quien integra la delegación oficial de ese país.

Brasil es el único país que ha incluido a representantes de la sociedad civil en su delegación aunque el martes, en el inicio de la reunión de viceministros de Comercio en Puebla (al sur de la capital mexicana), fueran excluidos de los grupos de negociación y sólo se les permitió participar en la plenaria.

Fuentes de las delegaciones señalaron a EFE que Venezuela y Brasil protestaron por esta forma de discriminación y ya ayer pudieron participar en todas las reuniones.

Según Vaccari, a pesar de los acercamientos habidos entre el grupo de 13 países que encabeza EEUU y el que lidera el Mercado Común del Cono Sur (Mercosur), que integran Uruguay, Paraguay, Argentina y Brasil, todavía hay «diferencias de sustancia» entre ambos bloques.

El activista señaló que la relación «es muy compleja y distante» y que así lo demuestra la presentación de las propuestas de los países del Caribe (Caricom) y de Venezuela, que apuntaron al tratamiento que deberían recibir las naciones más pequeñas y menos desarrolladas para que la liberalización fuera justa para todos.

El secretario argentino de Comercio Internacional, Martín Redrado, dijo a EFE que las negociaciones prosiguen con coincidencias respecto a varios temas como políticas de competencia, propiedad intelectual, derechos compensatorios y solución de controversias.

Sin embargo todavía persisten «fuertes diferencias de sustancia en materia de apertura de mercados», especialmente en el tema agrícola, indicó.
La vicecanciller de Panamá, Nivia Rossana Castrellón confía en el éxito de la reunión y declaró que ya comenzó «la redacción de los puntos» del documento final.

«Se va a llegar a un acuerdo con el concepto de gradualidad en la implementación. No creemos en posiciones absolutas de un país», comentó.
El martes se sumaron a la posición de EEUU, Canadá, México, Chile Costa Rica y otros ocho países, mientras Bolivia y Venezuela acercaron posiciones para incluir a los pequeños agricultores en dos niveles de negociación, el acceso a los mercados y la parte agrícola.

Sin embargo, este tema podría complicar el acuerdo en el grupo sobre agricultura «porque a los grandes productores no les va a caer simpático que se introduzca un nuevo tema», comentaron representantes de Oxfam Internacional.

El documento final de la reunión de Puebla deberá determinar la «arquitectura» de las negociaciones, es decir, reglas comunes aplicables a todos los países en un piso común y, en una segunda fase, los mecanismos y procedimientos para que los países profundicen en los temas de manera bilateral o plurilateral.

Está previsto que la reunión finalice el viernes, aunque las activistas de varias organizaciones civiles tomarán la calle hoy para manifestar su rechazo al acuerdo.

Las ONG y los representantes civiles de la delegación de Brasil abogaron por un modelo de integración pleno, no puramente comercial, y lamentaron que el ALCA no proponga soluciones a los conflictos sociales, y a carencias de infraestructuras o medioambientales que tienen los países.

«No se habla de los problemas de salud, desarrollo social, de los derechos de la ciudadanía, etc. Esperamos que se introduzcan cambios y aparezcan estos temas en la estructura del ALCA», concluyó Joao Vaccari.

(EFE)