Países de América Latina extreman controles por gripe aviar

En América Latina, según funcionarios y especialistas, el riesgo de epidemia es bajo. Sin embargo, esta semana el Instituto Colombiano Agropecuario descubrió un caso de virus aviar en tres granjas del sureste del país.

Las autoridades sanitarias coincidieron en que el tipo de virus hallado en las aves colombianas infectadas corresponde al H9, considerado de «muy baja patogenicidad» y que no representa un riesgo para la salud de las personas.

En este marco, Ecuador, Panamá y Venezuela suspendieron los trámites de importación de aves provenientes de Colombia al tiempo que extremaron las medidas de control en los puestos fronterizos con ese país.

En Uruguay, el director nacional de Salud, Jorge Basso, aseguró el sábado a El País que mediante ocho puestos de control en el país se hace una vigilancia de los casos de gripe que aparecen en el país al tiempo que anunció para el año próximo una fuerte campaña de vacunación contra esta enfermedad.

En el mundo, las precuasiones se extreman. Mientras Rumania y Turquía informaban que los focos de H5N1 descubiertos en aves de esos países están controlados, el antiviral Tamiflu, uno de los dos indicados contra los síntomas de la enfermedad, se agotaba prácticamente en todo Europa.

Hasta ahora, la gripe del pollo sólo se transmite de ave a humano, pero el principal temor de los expertos es que el virus mute a una cepa que pueda transmitirse de hombre a hombre. Eso, que tiene altas chances de suceder, sería el inicio de la pandemia, que podría matar a millones de personas en el mundo.