Países de la OMC piden a Uruguay que elimine barreras al comercio.

Es que en general «los (países) miembros han elogiado el carácter abierto del régimen comercial y de inversión del Uruguay, evidenciado por la limitada utilización de restricciones en frontera y de medidas no arancelarias, y por el otorgamiento del trato nacional a los inversores extranjeros» señalaron las conclusiones del cuarto examen de política comercial al que fue sometido Uruguay -corresponde a todos los países miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) cada cierto tiempo- en Ginebra, Suiza.

Aún así, «los (países) miembros han identificado ciertas áreas del régimen comercial uruguayo que podrían ser susceptibles de mejora y han instado al Uruguay a seguir avanzando en ese sentido».

En el examen se lo invita «a considerar la conveniencia de eliminar la tasa consular» que grava con 2% al valor CIF de las importaciones -algo que había solicitado en 2008 el gobierno argentino para los bienes provenientes de su país y fue rechazado- «y la obligación de utilizar despachantes de Aduana, así como a simplificar los requisitos de registro».

Si bien existía un cronograma establecido por decreto para llevar a 0% la tasa consular en enero de 2011, en la ley de presupuesto aprobada a fines del año previo se pospuso para el 1° de enero de 2016 con el fin de no perder recaudación (son más de US$ 100 millones al año). México es uno de los países a los que no se le cobra la tasa en el marco del Tratado de Libre Comercio.

Según las conclusiones de la OMC, el secretario ejecutivo de la Comisión Interministerial para Asuntos de Comercio Exterior y director de Integración y Mercosur de la Cancillería, Álvaro Ons, afirmó que «la eliminación de la tasa consular es un objetivo prioritario de la política comercial, lo mismo que una reforma del papel de la Aduana». Ons encabezó la delegación uruguaya junto al representante permanente de Uruguay ante la OMC, Francisco Pírez.

Por otro lado, «algunos miembros «exhortaron a que se eliminen las licencias no automáticas a la importación sobre ciertos productos», y a que se «revise la forma» en que el gobierno «aplica ciertos impuestos internos a las importaciones», indicó el reporte.

Uruguay aplica licencias no-automáticas a la importación de algunos productos como vehículos automotores, azúcar y ácido acético, además que varios productos requieren autorización previa de alguna entidad gubernamental por razones sanitarias o fitosanitarias, de seguridad o de protección del medio ambiente.

La delegación uruguaya en Ginebra respondió que las licencias no automáticas «se aplican sólo a cuatro productos y por razones válidas y se conceden dentro de plazos breves», de acuerdo al reporte de OMC.

Respecto a los impuestos internos a las importaciones, Ons respondió que «se encuentra en proceso la revisión de los niveles de ciertos impuestos, como el IVA», y que los tributos se aplican por igual a productos nacionales e importados.

Por otro lado, algunos países miembros de la OMC hicieron preguntas respecto a «los planes del Uruguay para desmantelar los subsidios a la exportación en el sector automotriz». La respuesta fue que se «implementará de acuerdo a lo planeado». Si bien la eliminación de los subsidios estaba prevista para fin de 2009 Uruguay solicitó y obtuvo una prórroga de la OMC para mantenerlos hasta fin de 2013 con un período de salida gradual que finalizará en diciembre de 2015.

Además, «varios miembros han instado a Uruguay a que estudie la posibilidad de eliminar los impuestos a la exportación del cuero». Desde hace varias décadas, el país aplica detracciones a la exportación de cueros sin procesar o con bajo procesamiento como forma de favorecer la industrialización de los mismos. Es por eso que la delegación respondió que por el momento no se contempla dicha eliminación.

«Concluye muy satisfactoriamente el cuarto examen del Uruguay» tras demostrarse «el interés de los miembros en las políticas y prácticas comerciales del Uruguay», finaliza el documento de la organización internacional.