Papeleras: Vázquez cede primer plano en conflicto

El Presidente Tabaré Vázquez resolvió pasar a un segundo plano en el conflicto por las papeleras y cederle el protagonismo al ministro Arana en el próximo Consejo de Ministros que se centrará en el conflicto por las plantas de celulosa.

Fuentes políticas confirmaron la decisión, lo que marcará una diferencia con la actitud del presidente argentino, Néstor Kirchner, que el pasado 5 de mayo encabezó en Gualeguaychú un acto contra las plantas de celulosa acompañado de buena parte de los gobernadores de su país.

El gobierno busca evitar que la cadena nacional que se emitirá el lunes 29 en vivo desde el Edificio Libertad -en que también tendrá un espacio el intendente municipal de Río Negro, Omar Laffluf, y técnicos del gobierno del ex presidente Jorge Batlle- sea interpretado como una respuesta a Argentina. Por ese mismo motivo fue que se tomó la decisión de postergar hasta esa fecha la emisión del mensaje.

Ayer, el equipo de juristas que defenderá a Uruguay en el litigio con Argentina en La Haya volvió a reunirse con el especialista estadounidense Paul Reichler. Las reuniones continuarán en Cancillería hasta el viernes y el domingo parten los embajadores hacia Europa. El gobierno contratará además al especialista británico Alan Boyle y a la francesa Brigitte Stern.

GREENPEACE ATACA

Por otra parte, el director de Greenpeace para el Cono Sur, Martín Prieto, afirmó que «Uruguay está mejor posicionado» que Argentina en los rankings de cuidado ambiental, así como también Finlandia. Por eso, acusó al gobierno de Néstor Kirchner de tener un «doble discurso».

«El gobierno de Kirchner nunca tuvo agenda ambiental. Nunca formó parte de sus prioridades. La cuestión ambiental termina ingresando en la agenda del presidente por presión de la asamblea de Gualeguaychú», declaró Prieto en una entrevista publicada ayer por el diario La Nación de Buenos Aires.

El principal de Greenpeace para la región puso sobre la mesa el «doble discurso» que observa en el gobierno argentino «al reclamar reglas estrictas en términos de inversiones con impacto ambiental, pero tiene una actitud absolutamente indolente a la hora de controlar a las empresas que contaminan en Argentina, en particular la industria papelera».

Agregó que «buena parte de las plantas papeleras en Argentina todavía blanquean la pasta con cloro elemental, que es lo que genera un efluente terriblemente venenoso. Es una tecnología más antigua e infinitamente más contaminante, aunque son plantas de menor escala que las de Botnia y Ence. Nosotros recibimos todos los días llamadas de víctimas de estas plantas que están cansadas de trajinar por pasillos oficiales sin recibir ningún tipo de respuesta».