Para Batlle Mercosur no alcanza y es necesario instalar el ALCA

HORACIO MAYER | MIAMI

En su visita a Miami, el presidente de la República, Jorge Batlle, defendió ayer la creación de un espacio de libre comercio en las Américas, recalcando que el Mercosur “no es una solución completa” y que es necesario “salir afuera” refiriéndose al Area de Libre Comercio (ALCA).

“No es una solución completa porque sus miembros no podemos crecer desde el comercio intra-Mercosur”, enfatizó durante una conferencia en la Universidad Internacional de Florida (FIU).

“El ALCA es imprescindible para América Latina, para la democracia en el continente y para nuestra lucha contra la pobreza”, dijo el mandatario ante un auditorio de unos 300 estudiantes universitarios.

Al recibir la medalla de oro con la que fue condecorado en esa institución académica subrayó “si usted quiere prosperar, júntese con los más ricos, aunque desde luego tendrá que trabajar duro”.

Elogió en ese aspecto al caso ideal de Chile, que tiene acuerdos de libre comercio con Estados Unidos, y la Unión Europea.

REUNIONES. Miami es sede de no menos de 700 reuniones entre empresarios uruguayos y estadounidenses como resultado de la visita de Batlle.

Ayer el mandatario tuvo una intensa jornada en la que se entrevistó con las más altas autoridades de la Florida, incluyendo a su gobernador Jeb Bush, dio una conferencia en FIU y almorzó con los directivos de la Cámara de Comercio local para dar el primer paso hacia a una maratónica serie de reuniones entre hombres de negocios uruguayos que le acompañan y más de 100 empresarios residentes en el sur de la Florida.

Los contactos ya se iniciaron, y hoy se considera una jornada clave, pues además de los cientos de entrevistas que se llevan a cabo en varios lugares de la ciudad, en el Baltimore Hotel, donde se aloja el presidente uruguayo, se lleva a cabo un desayuno y almuerzo de negocios en los que se explicarán las ventajas de los intercambios con nuestro país y se degustarán los principales productos de exportación.

“Nosotros hemos armado el escenario, ahora le toca actuar a la actividad privada”, dijo ayer a El País el embajador uruguayo Hugo Fernández Faingold, quien se mostró francamente optimista respecto a los resultados de esta serie de reuniones que se iniciaron ayer y se prolongarán por varios días.

El representante diplomático calculó en no menos de 700 los contactos que se llevarán a cabo entre casi 200 empresarios de ambos países.

Por su parte el ministro Pedro Bordaberry subrayó la importancia de lo que está sucediendo a nivel empresarial. Observó que “aunque los empresarios contactados son todos residentes en los Estados Unidos, alrededor del 50% nacieron o tienen negocios en otros países de la región, por lo que los resultados para reactivar el sector exportador pueden ser muy provechosos”.

SUBSIDIOS. “Yo con mi vaca puedo competir con su vaca, pero no contra la tesorería de su nación”, dijo Jorge Batlle en la FIU a una sorprendida estudiante de economía de origen español, al explicar su posición respecto a los subsidios.

Explicó que “la Unión Europea y especialmente Francia, son príncipes en la política de subsidios y hacen mucho mal a los países más pobres, que no pueden competir contra producciones ficticias”.

Batlle dio la conferencia ante un público compuesto mayoritariamente por jóvenes estudiantes de economía, de ciencias políticas y de comunicación.

Luego de su exposición se inició una discusión abierta en la que intervinieron los estudiantes y parte de la prensa invitada y en la cuales se repasaron los principales conceptos de la política interna y exterior del gobierno uruguayo.

“Yo he luchado contra las políticas de subsidios desde 1963 y poco han cambiado”, observó preocupado Batlle. “Podemos cosechar el mejor arroz y ofrecerlo, pero no podemos luchar contra la competencia de un productor norteamericano que sale al mercado con el grano subsidiado”.

INTEGRACION. Durante el contacto con los universitarios el presidente uruguayo afirmó que los países en desarrollo deben ayudarse a sí mismos y no esperar todo de los demás.

Puso como ejemplo que luego de soportar las crisis de Brasil y de la Argentina y como consecuencia con el sistema bancario destruido, “mi país se salvó gracias a un préstamo muy conveniente realizado a instancias del presidente Bush. Sin esa ayuda, seguramente ustedes no me verían hoy aquí como mandatario”, comentó.

Defendió la idea de la integración regional, aun más allá del Mercosur como una solución definitiva a las economías locales. Defendió la idea de la creación del ALCA, impulsada por la actual administración Bush.

Ante una pregunta respecto a que si esa solución global no acarrearía peligros, contestó que siempre los peligros existen, “pero si uno comienza a dudar si cruza la calle o no, puede ocurrir que siempre se quede allí”.

“No debe temerse el ser pequeños, pues habría que preguntar cómo les a va a naciones como Lituania, Letonia o Portugal en Europa” dijo Batlle, quien agregó que “quizás los verdaderos peligros sean los que pueden generarse cuando comiencen a ingresar recursos en nuestros países. Si entra mucho dinero y sólo unos pocos se lo quedan, ahí sí el remedio va a ser peor que la enfermedad”.

Más tarde en la conferencia de prensa brindada luego de su reunión con el gobernador Jeb Bush, Batlle volvió a referirse a la integración y el ALCA, diciendo que ya hay países que están de hecho en el tratado.

“Venezuela, por ejemplo tiene 15.000 gasolineras en territorio estadounidense. A mí me gustaría vender nuestra carne en todas ellas”, manifestó.

También allí y ante el propio gobernador de la Florida, influyentes empresarios y altos funcionarios del gobierno local y estatal, el presidente reafirmó la posición de Uruguay de respaldar a Miami como sede de la secretaría permanente del ALCA, al resaltar las características multilingües y de diversidad cultural de la ciudad.

A distancia de Kirchner

El presidente Jorge Batlle, tomó distancia de la decisión del presidente argentino, Nestor Kirchner, de considerar inconstitucionales las leyes de amnistía y de su opinión de que los militares involucrados en la represión durante la dictadura argentina deberían ser juzgados.

“Hoy por hoy el pueblo argentino apoya en este asunto a Kirchner, pero cada país resuelve a su manera, según su realidad este tipo de cuestiones”, dijo Batlle.

El mandatario sostuvo que en Uruguay “hubo 26 desaparecidos, creamos una Comisión de la Paz, y dimos la verdad sobre esos casos”.

La Comisión para la Paz, que trabajó por mandato presidencial de agosto de 2000 a abril de 2003 para investigar la suerte de los desaparecidos en Uruguay, estableció en abril de este año que la mayoría de ellos fueron asesinados, cremados y sus restos arrojados al mar.

El gobierno declaró ese informe como la versión oficial de los hechos, con lo que pretendió poner al tema un punto final, lo que es cuestionado por sectores políticos y organizaciones sociales, que siguen reclamando verdad y justicia.