Para De Brun, 2004 será un ‘buen año’

Después de la debacle financiera de 2002 y del declive del producto experimentado el año anterior por el país, el pronóstico del funcionario fue una auténtica noticia. Y de las buenas.

Ayer el equipo económico realizó en el tradicional foro de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (Acde) sus previsiones económicas para el próximo año, con el acostumbrado cóctel de números que diseña el escenario de los siguientes doce meses.

A diferencia de lo ocurrido en diciembre de 2002, los anuncios de la troika Julio de Brun-Ariel Davrieux-Isaac Alfie con las proyecciones oficiales cosecharon una actitud condescendiente de una platea mayoritariamente integrada por empresarios, que este año olvidaron las vigorosas quejas por el tipo de cambio que aturdieron en diciembre pasado.

El distendido estilo de las presentaciones realizadas por los tres funcionarios que expusieron, coincidió con la complacencia de un foro que llegó a festejar con brío las bromas futbolísticas lanzadas al ruedo por un Isaac Alfie exultante, luego de que éste mostrara a la platea números macroeconómicos en alza.

Un espíritu bien distinto del que reinara doce meses atrás, cuando entonces el ministro Alejandro Atchugarry anunció que el gobierno recién había logrado encorsetar los desbordes de la crisis.

DANZA DE NUMEROS
Bajo el título «Balance y proyecciones para el 2004», el presidente del Banco Central, Julio de Brun, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Ariel Davrieux, y el ministro de Economía y Finanzas, Isaac Alfie, disertaron sobre el manejo de la política monetaria, las reformas, el gasto social, la recuperación económica y las proyecciones del año próximo.

En la exposición el gobierno anunció que el año venidero el país experimentará un crecimiento de 5% del Producto Bruto Interno (PBI), proyectándose una inflación de entre 7% y 9%.

Y contra lo esperado por buena parte de la platea, los funcionarios omitieron pronosticar cuál será el comportamiento cambiario a lo largo de 2004, enunciando De Brun que el precio del dólar quedará librado a los avatares del mercado.

En las previsiones oficiales, el déficit fiscal llegará al 2,9%, las exportaciones crecerán entre 15 y 20% y la producción industrial, excluida la refinería, crecerá en términos reales entre 12 y 14%.

En el plano fiscal se anunció un resultado primario superavitario de 3,2% del PIB y un resultado global -lo que incluye el pago del servicio de la deuda- negativo en un 2% del PIB.

En cuanto al salario real, se pronosticó que habrá un repunte cercano al 2%, proyectándose en materia de empleo la creación de unos 50 mil nuevos puestos de trabajo.

También se previó una recuperación de 1,4% en la inversión pública, incluyendo lo referente a gastos extraordinarios generados en las elecciones de 2004, así como el pago de las deudas con gran atraso.

REACCION SALUDABLE
De acuerdo a los datos aportados por el equipo económico, el cuarto trimestre de este año cerrará con un crecimiento del 12% del Producto Bruto Interno (PBI), comparado ese período con el mismo período del año anterior. Alfie señaló además que en enero habrá un aumento de las tarifas públicas, aseverando que ese ajuste estará alineado a los programas de gastos de las empresas públicas.

Agregó que el desempeño económico del país asegura que ahora amplios sectores de la población comienzan a recibir el impacto positivo de la reactivación.

El funcionario realizó una retrospectiva de la crisis del año anterior con la ocurrida con el quiebre de «la tablita», para comprobar que el país en dieciocho meses recuperó desde los depósitos bancarios al equilibrio macroeconómico, lo que en la crisis de 1982 costo tres años.