Para dejar constancia: la calidad de las aguas del río Uruguay es óptima

Antes de que Botnia encienda sus máquinas, la calidad de las aguas del río Uruguay es buena y la mayoría de sus parámetros ambientales se encuentra en armonía con las exigencias internacionales. Así lo detalla un informe sobre La calidad del agua del río Uruguay elaborado por el Departamento de Agua de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama).
El estudio se va a utilizar como punto de partida para comparar los resultados de los futuros controles ambientales una vez que la papelera finlandesa empiece a producir pasta de celulosa en Fray Bentos, según afirmó en el prólogo de ese trabajo la directora de Medio Ambiente, Alicia Torres.

Los técnicos de la Dinama recogieron durante un año muestras en 21 puntos diferentes del río entre los kilómetros 80 y 115 –zona de influencia de Botnia– para poder definir el estado de calidad del ambiente de ese curso de agua.

El primer trabajo publicado por el Departamento de Agua, al cual tuvo acceso El Observador, presentó el resultado de tres de las seis campañas de recolección de muestras de agua y sedimentos realizadas por los técnicos ambientales. Ese estudio, cuyo proceso es auditado por un organismo de Naciones Unidas, concluyó que los parámetros ambientales del río Uruguay son aceptables y su calidad del agua es buena.

Gabriel Yorda, jefe del departamento de la Dinama encargado del trabajo, señaló a El Observador que con las tres primeras campañas se pudo conocer “cómo viene comportándose” el río, aunque afirmó se necesitan los resultados de las otras campañas para “establecer un estado de situación” definitivo.

Dijo que los comportamientos de un sistema ambiental no son fotográficos y que en particular la calidad de los cursos de agua se manejan en términos de un plazo más extenso.

No obstante, mostró satisfacción por el análisis de las primeras campañas, recogidas en el trabajo publicado. Esos parámetros contenidos en la publicación sirven para tener un punto de referencia contra el que se van a comparar las mediciones que se realicen una vez que la planta de celulosa haya comenzado a producir y a verter sus desechos al río Uruguay.

La directora de la Dinama destacó el valor del estudio ya que “en muy poco tiempo (las) certezas sobre la pertinencia de la habilitación ambiental” de Botnia se enfrentará con una “prueba inobjetable, la de la realidad”.


Los resultados. Según Yorda, la calidad del agua del río Uruguay es buena y la mayoría de componentes analizados (temperatura, pH, oxígeno, coliformes fecales, turbiedad, calcio, sodio, sulfato, nitrógeno, aceites y grasas, fenoles, cianuro, arsénico, cadmio, cobre, cromo, mercurio, níquel, plomo, selenio, zinc, etc) se encuentran en los estándares permitidos internacionalmente.

Dijo que las mediciones de sólo dos parámetros (hierro y fósforo) escapan de los patrones mundiales, pero aclaró que esos elementos “históricamente” han sido elevados en el río Uruguay. En el caso del fósforo es una característica del agua del río Uruguay, según Yorda, que proviene fundamentalmente de las partes superiores del río, en Brasil.

En referencia a los elevados valores de hierro registrados en las campañas ambientales, afirmó que se dan porque ese mineral existe en la cuenca del río. “Es otra característica propia del río”, indicó Yorda. Según el jefe del Departamento de Agua de la Dinama, ninguno de los dos son tóxicos ni peligrosos para la salud humana.

En referencia a las concentraciones de compuestos que en el futuro pueden incrementar su presencia en el río por la actividad del procesamiento de celulosa –fundamentalmente policlorobifenilos (PCB), haluros orgánicos absorbibles (AOX) y furanos– el estudio detectó que sus valores actuales no superan en ninguna de las estaciones los estándares internacionales.

El experto afirmó que la zona analizada del río recibe influencia de todo el curso de agua, que se extiende a lo largo de 1.770 kilómetros desde su naciente en Brasil. “El tramo que tenemos es la última parte del río, la punta de la cuenca y esa porción del río está influenciada por centenares de kilómetros”, agregó.