Para Lula, su ministro de Hacienda Palocci ‘es Ronaldinho’

En esa misma intervención, el mandatario volvió a reiterar su apoyo a su ministro de Hacienda, Antonio Palocci, utilizando una retórica futbolera, comparándolo con el crack Ronaldinho, jugador del Barcelona quien los más entusiastas fanáticos del fútbol ya comparan con Pelé y Maradona.

«¿Por qué yo prescindiría de Palocci? Sería lo mismo que pedirle a Barcelona que sacara a Ronaldinho», afirmó el presidente reiterando su postura de los últimos días ante los intensos rumores que el ministro quería dejar el gobierno por disputas internas y por las acusaciones de corrupción en su contra que investiga el Congreso.

«Palocci es una figura extremamente importante en este momento político y económico de Brasil. Yo lo convoqué y continuará siendo mi ministro de Hacienda. Eso no está en discusión», dijo Lula en una entrevista con radios de Río de Janeiro y Sao Paulo.

El ministro Palocci atraviesa uno de los momentos más difíciles de su gestión por acusaciones de corrupción, formuladas por ex colaboradores suyos cuando era alcalde de Ribeirao Preto, una ciudad del estado de Sao Paulo, que investiga el Congreso.

Según Lula da Silva, Palocci es un hombre «calculista», que transmite tranquilidad a los inversores. «Palocci es un hombre de una competencia por encima del promedio de las personas que ya pasaron por el Ministerio de Hacienda en Brasil», afirmó.

DENUNCIAS. Según Lula, las denuncias que enfrenta el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y el propio gobierno se deben en parte a que la oposición ya comenzó la campaña electoral.

«La oposición quiere denunciar, denunciar y denunciar sin tregua, pero no investigar», sentenció. Lula atribuyó la caída de su popularidad, la peor desde que asumió en enero de 2003, a ese «bombardeo de denuncias».

«¿Qué presidente resistiría el bombardeo que estoy sufriendo desde junio?», se preguntó.

La baja de su popularidad fue constatada por la Consultora Sensus que divulgó el miércoles una encuesta en la que solo el 46,7% de la población evaluaba de manera positiva a Lula, y el 31,1% de los consultados aprobaba su gestión de gobierno. Además, fue el primer sondeo que concluyó que el actual presidente puede perder su cargo en segunda vuelta electoral, en el caso que se presentara a reelección el año próximo. Lula dijo no haber leído este informe.

Consultado si iba a tratar de ser reelecto en los comicios de octubre de 2006, Lula reiteró que no ha tomado ninguna decisión: «Todavía me queda un año y un mes de mandato», dijo y agregó: «Cuando llegue el momento apropiado, diré si soy candidato», dijo

En cuanto a las denuncias de que el PT pagó sobornos mensuales a diputados, dijo que eso hasta ahora no había sido demostrado por las comisiones que investigan el asunto en el Congreso.

El PT reconoció que tuvo una contabilidad paralela, para financiar campañas electorales, y no para sobornar legisladores.