Pedidos de seguro de paro se mantienen estables.

De todas maneras, «esto no muestra que haya un crecimiento importante respecto de los últimos meses del año pasado» afirmó Ferrari.

Desde octubre de 2008 se viene dando un aumento de las solicitudes de amparo al seguro de desempleo respecto a iguales meses de 2007, debido al efecto de la crisis global en algunos sectores.

De hecho, según Ferrari la mayor parte de las nuevas solicitudes de seguro de paro en las primeras dos semanas de febrero corresponden a «industrias vinculadas al sector automotor tanto empresas metalúrgicas como curtiembres que se vieron afectadas por la crisis del sector automotor».

Entre los metalúrgicos hay unos 1.000 obreros que ya fueron enviados al seguro de paro.

La situación se origina por una pérdida de mercados. «Y ahí es cuando el problema empieza a ser mucho más grave», indicó el martes a El País el secretario de la Cámara Metalúrgica, Miguel Oliveros, porque en ese caso «prácticamente no hay posibilidad de revertir el problema».

El dirigente del sindicato metalúrgico (Untmra), Luis Vega, dijo a El País que aunque es real, la crisis está sirviendo de excusa a los empresarios, ya que su impacto se circunscribe a pocos sectores metalúrgicos.

En el caso de las curtiembres, ya hay al menos unos 1.800 trabajadores en el seguro de paro y otros 600 ya fueron despedidos.

Por ese motivo la Unión de Obreros Curtidores convocó para el lunes a sus agremiados para discutir estos problemas.

2008. Desde que en septiembre del año pasado recrudeció la crisis global, las solicitudes de desempleo se incrementaron fuertemente.

A diciembre del año pasado, ese aumento era de 67% al pasar de 4.630 solicitudes en septiembre a las 7.536 en diciembre, en parte, también incidida por efectos zafrales.

A diciembre había 23.078 beneficiarios del seguro de desempleo lo que representa un incremento de 17,6% respecto a los 19.618 que había en el mismo mes de 2007 y de 4,6% respecto de noviembre.