Persiste alza del crudo pero Ancap sigue sin aumentar

Los precios del petróleo subieron fuertemente ayer en Nueva York como consecuencia de una sorpresiva baja en las reservas de Estados Unidos y de que el gobierno saudita comentó que los actuales niveles de las cotizaciones son razonables. Pese a esta situación, el directorio de Ancap no analizó en su sesión de ayer un eventual incremento de los combustibles, ateniéndose a lo anunciado por el el ministro de Industria, José Villar, en el sentido que no se subirán los precios y que Ancap absorberá la suba del Impuesto Específico Interno (Imesi) que comenzó a tener vigencia ayer, dijo a El País el director Washington Martínez d’Alessandro.

El ministro de Economía y Finanzas, Isaac Alfie, había dicho que se iban a tomar en cuenta, para determinar si hay que subir los combustibles, las pérdidas en que incurrió Ancap en las últimas semanas por el alto precio del crudo, el impacto del Imesi y la evolución previsible del petróleo en los próximos días. También el presidente de Ancap, Juan Aguerre, había dicho que absorber el Imesi tiene para Ancap un costo de U$S 750.000 mensuales, que el mercado del crudo está muy volátil y que deben tomarse en cuenta las erogaciones que debió enfrentar la empresa en las últimas semanas cuando el petróleo llegó a niveles récord.

En Nueva York, el barril de referencia para ser entregado en agosto subió ayer U$S 1,69 y cerró en U$S 38,74, tras subir U$S 1,39 el miércoles.

El ministro saudita de petróleo, Ali Al-Nuaimi, consideró que «los precios del petróleo son razonables y no hay motivos para adoptar una medida para reducir o aumentar la producción».

PREOCUPACION. Estas declaraciones preocuparon a los analistas, ya que consideran que suponen la confirmación del abandono de la banda informal de precios de entre U$S 22 y U$S 28 en el año 2000, que había sido adoptada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Jamal Qureshi, analista de PFC Energy Corporation, señaló que también incidió la baja inesperada de las reservas de petróleo en Estados Unidos cuando los inversores comienzan a prestar atención a las existencias de carburante para calefacción.

«Los niveles de los stocks estadounidenses están actualmente por debajo del promedio y siguen dando motivos de preocupación cuando vemos la fuerte y persistente demanda petrolera en Estados Unidos», subrayó Kevin Norrish, analista del banco Barclays.

Qureshi cree que los precios retornarán a niveles muy elevados al menos a corto plazo.

La fuerte alza de los dos últimos días revirtió así la tendencia descendente de los precios petroleros de las últimas semanas, que alcanzaron niveles récord a comienzos de junio.