Petróleo cerró muy cerca de los 50 dólares ante inquietud por capacidad de suministro

El precio de los contratos para noviembre del Petróleo Intermedio de Texas llegó a los 49,75 dólares durante la jornada, el valor más alto en los veintiún años en que lleva activo este mercado.

Al cierre de la sesión estos contratos cerraron en 49,64 dólares, tras subir 0,76 dólares, o un 1,5%, respecto al viernes.

El petróleo Brent para noviembre también batió récords en Londres y se cotizó al cierre a 46 dólares, tras sumar 0,67 dólares al valor del viernes y después de tocar un máximo de 46,28 dólares.

La corriente compradora se mantuvo ayer firme y los expertos consideran casi inevitable que el barril de crudo tejano supere la barrera «sicológica» de 50 dólares en próximas jornadas.

Las cifras sobre reservas almacenadas en Estados Unidos de crudo y derivados y acerca de las importaciones, que difundirá el miércoles el Departamento de Energía, serían cruciales para decidir la orientación de los precios, según los analistas.

Las reservas de crudo bajaron en 16,2 millones de barriles durante la primera quincena de setiembre a consecuencia de los huracanes que afectaron al Golfo de México, y los expertos no descartan que la próxima oleada de datos reflejen un nuevo descenso durante la pasada semana.

Entre el 13 y el 27 de setiembre se han dejado de producir 11,2 millones de barriles de crudo en el Golfo de México, según datos difundidos ayer por el Servicio federal de Gestión de Minerales (MMS en inglés).

La producción nacional es aún inferior en más de 491.000 barriles, en relación a los 1,7 millones de barriles diarios que se alcanzan de forma regular en esa área.

El descenso en la producción y en las importaciones, así como en la actividad de las refinerías, hace temer a los mercados que la oferta de materia prima no sea suficiente para incrementar reservas y atender a la elevada demanda.

El Departamento de Energía y otros expertos aseguran que en próximas semanas se notará un incremento sustancial en las reservas estadounidenses, una vez se regularicen las descargas de petroleros y aumente la producción.

Pero los mercados mantienen la cautela y esperan a comprobar si en efecto aumenta la llegada de materia prima a las refinerías y su producción, después de las alteraciones de recientes semanas.

A la espera de los últimos datos, el mercado neoyorquino estuvo ayer atento a la situación en Nigeria, donde la inestabilidad amenaza de nuevo con interrumpir el flujo de suministros de petróleo.

Los operadores no olvidan que otros enfrentamientos entre grupos tribales y el ejército hicieron que en el pasado año se redujese la producción en un 40% durante semanas, lo que empujó a los precios al alza de inmediato.

Con una producción regular de unos 2,5 millones de barriles diarios, Nigeria está considerado como el séptimo exportador mundial y el quinto abastecedor de EE.UU., por lo que cualquier agravamiento de la situación repercute en el valor del crudo.

El asesinato durante el fin de semana de un ciudadano francés en la localidad saudí de Yeda, también ha avivado los temores a nuevos ataques contra extranjeros en Arabia Saudí, el primer productor mundial de crudo y el único con capacidad de elevar su oferta.