Pidieron al MEF que suspenda parte de la reforma tributaria

En la contrapropuesta que Economía realizó el pasado miércoles 31 de mayo a los diputados que integran la Comisión de Hacienda se proponía, entre otras cosas, que la tasa básica del IRPF para rentas de capital podría ser de 12% en lugar de 10% como se establece en el proyecto original. Pero también se incluía la exoneración de impuesto y aportes patronales a las cooperativas de trabajo, vivienda y consumo siempre que no superen el límite del 20% de contratación externa.

Pero la contrapropuesta no colmó las expectativas en legisladores de la Vertiente Artiguista (VA), el Partido Socialista (PS), y del Movimiento de Participación Popular.

Los legisladores consideran que de la misma manera que se llegó a un acuerdo entre los parlamentarios y el equipo económico referido a la incorporación gradual del IMESI al vino -propuesta que está atada a la instalación de un programa de reconversión de los productores de uva- también se puede pactar que se deje “en suspenso” las normas referidas a la eliminación de exoneraciones de aportes patronales de las cooperativas que se establece en el proyecto de reforma tributaria. Los parlamentarios quieren que esta norma esté unida a un mecanismo de tributación de las cooperativas que contribuya a su promoción, fomento y desarrollo. Dicho fondo se financiará con el aporte del propio sistema cooperativo.

Consideran preciso que el Parlamento sancione primero el proyecto de ley que establece un régimen jurídico general para las sociedades cooperativas cuya finalidad es regular la constitución, organización y funcionamiento de las mismas, algunos de cuyos artículos ya fueron aprobados por unanimidad en una comisión especial de la Cámara de Representantes.


“No es correcto”. El diputado oficialista Eduardo Brenta (Vertiente Artiguista) considera que la eliminación de las exoneraciones tributarias no es el único mecanismo de fomento del cooperativismo y que para ello es importante la creación del Fondo de promoción, fomento y desarrollo.

Brenta acotó que “no es correcto” afirmar que las cooperativas “actualmente no tributan” porque todas ellas lo hacen en forma diferente. En ese marco, dijo que las cooperativas de producción y consumo y las agropecuarias y vitivinícolas están exoneradas de aporte patronal jubilatorio, pero pagan IVA, Imesi, Cofis, Impuesto Específico a los Servicios de Salud (Imessa), e Impuesto a las Telecomunicaciones (Itel).

Las cooperativas de ahorro y crédito pagan aporte patronal jubilatorio, IVA, Impuesto a los Activos de las Empresas Bancarias (Imaba) y el impuesto a las tarjetas de crédito. En tanto que las agrarias tienen una exoneración del 50 % de todo tributo nacional, aporte patronal e impuesto a la renta, menos en el caso de IVA e Imesi. Las cooperativas de vivienda están exoneradas de todo impuesto que grave la propiedad inmueble, siempre que otorgue sus unidades en goce de sus miembros.

Brenta dijo que si bien “no todas aportan a la seguridad social, la situación es variada” por lo cual la reforma tributaria “elimina todo pero elimina en forma desigual” (ver más información en página 11).