Piqueteros analizan un plan de acciones directas contra Botnia

El movimiento “El agua manda” -que se identifica por ser el ala más dura dentro del grupo de asambleístas- de Gualeguaychú planea solicitar este viernes, cuando se lleve a cabo la reunión semanal de los asambleístas, un “voto de confianza” para comenzar a tomar distintas clases de acciones en territorio uruguayo. “Ya que nos tratan de terroristas, vamos a empezar a utilizar esa idea para causar distintos efectos”, dijo a El Observador uno de los integrantes del movimientoY justamente, el voto de confianza que solicitarán al resto de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú implica no decir qué tipo de acciones se van a llevar a cabo, aunque aseguran que comenzarán a viajar con más frecuencia a Río Negro.Andrés Rivas (periodista), Hermann Feldkamp (fotógrafo, andinista y topógrafo) y Juan Martín Rivas (publicista) son los líderes de “El agua manda” , un grupo que realizó un peregrinaje de 2.000 kilómetros por los ríos Paraná y el Uruguay para denunciar los desastres ecológicos en la zona.Patrullajes. La idea de los asambleístas continúa siendo la misma: que Botnia no funcione. Y si bien aseguran que no emprenderán un conflicto bélico, ya que desde sus comienzos la asamblea se ha declarado “pacifista”, los grupos más radicales no descartan adoptar ningún tipo de medida.Un informe interno del Comando de la Armada Nacional uruguaya advirtió al mando de la fuerza sobre la necesidad de elaborar planes de contingencia a efectos de neutralizar acciones previstas por los piqueteros contra Botnia.Según el documento militar, el funcionamiento de la planta de celulosa provocará un incremento de las hostilidades de los activistas argentinos.Por su parte, la Armada Nacional informó que se están realizando patrullajes fluviales y controles de navegación en el Río Negro, en una zona de 50 kilómetros alrededor de la zona costera de la planta de Botnia.