Piqueteros relativizan el acuerdo Vázquez-Kirchner

La oposición uruguaya dice sentir vergüenza y, en el oficialismo, hubo quien hizo silencio y quien respaldó al presidente Tabaré Vázquez.
Lo cierto es que el sorpresivo acuerdo de Vázquez con su colega argentino Néstor Kirchner, por el cual el primero resolvió pedir a las empresas que suspendan por un máximo de 90 días la construcción de las plantas de celulosa sobre el Río Uruguay y, el segundo, instar a los ambientalistas a que levanten los piquetes que impiden el pasaje de vehículos por el puente San Martín, no deja de causar sorpresa a diestra y siniestra.

“La cosa está muy entreverada. Con los compañeros decidimos esperar que vuelva el presidente para ver qué explicación nos da. Nadie nos avisó que esto podía pasar, pero vaya a saber lo que hablaron los presidentes”, dijo a El Observador el senador Jorge Saravia (Espacio 609).

La izquierda analizará hoy en diversos ámbitos la decisión de Vázquez y la oposición hará lo propio. El vicepresidente del Frente Amplio, Jorge Brovetto, y el senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio) dijeron que el acuerdo entre Vázquez y Kirchner es una buena noticia porque permite bajar las revoluciones al conflicto entre los vecinos del Río de la Plata.

“Hasta que el presidente no retorne, no hago declaraciones”, dijo el subsecretario de Vivienda y Medio Ambiente, Jaime Igorra, cuando El Observador le pidió una opinión sobre el asunto.

Por otra parte, representantes de las empresas Botnia y Ence dijeron estar dispuestos a aceptar el pedido de Vázquez. No obstante, el vocero de Botnia, Carlos Faroppa, dijo a canal 12 de Fray Bentos que las obras “continuarán hoy ni más lentas ni más rápidas” y que esperaba un contacto con el gobierno en los próximos días.


La foto. Por su lado, los piqueteros de Gualeguaychú se muestran remisos a hacerle caso a Kirchner. Luis Molinuevo, integrante de la Asamblea Ambientalista de Gualeguaychú, dijo ayer a El Observador que “el corte está más firme que nunca”, aunque reconoció que la organización que integra se divide entre quienes proponen mantener la medida y quienes entienden conveniente levantarla tras el acuerdo. Hoy las dos posturas se evaluarán en una asamblea.

“Yo voy a mocionar para que continúe el corte hasta que se definan cosas más concretas que una declaración y una foto de los presidentes”, dijo Molinuevo. A su entender, “una medida concreta sería la de que Kirchner firme el decreto que le pedimos que firmara para prohibir la entrada por mar, aire y tierra de cualquier insumo para Botnia y Ence”.

Molinuevo consideró que los cortes de ruta lograron “que los presidentes se ocupen del tema”, pero “es necesario profundizar las medidas” para llegar más lejos. “Si levantamos los cortes, ¿quién nos garantiza que en 90 días no siga todo igual?”, dijo.

Por su parte, los obreros que construyen las plantas concurrirán hoy a trabajar en forma normal, pero se declararon en estado de alerta y no descartan ninguna medida de lucha en caso de que su situación laboral se vea afectada, dijo a El Observador Julio Roda, dirigente del Sunca.