PIT-CNT evitó que gobierno distancie ajustes salariales

En lo que puede leerse como un nueva demostración de fuerza del movimiento sindical frente al gobierno en materia laboral y salarial, el PIT-CNT rechazó ayer las intenciones oficiales de aumentar el plazo de duración de los convenios colectivos de 18 a 21 meses (batalla que ganó) y de elevar el Salario Mínimo Nacional a $ 3.000 (que perdió).
Ambas negativas fueron expresadas en el seno del Consejo Superior Tripartito (CST), ámbito en el cual el Ministerio de Trabajo había propuesto, el jueves 11, una pauta de ajuste de entre 3,5% y 5,5% como referencia para las negociaciones en la segunda ronda de los Consejos de Salarios. Esa pauta debía regir entre el 1° de julio y el 31 de diciembre de 2007, dividiéndose en tres ajustes semestrales según los siguientes rangos de recuperación: 1%-1,5% (julio-diciembre de 2006) y 1,25%-2% (para los dos semestres siguientes).

Además, el Poder Ejecutivo planteó su aspiración de llevar el Salario Mínimo a $ 3.000, cifra evaluada como excesiva por empleadores del comercio, no así por industriales.

Ese esquema mereció reparos de sindicalistas y empleadores porque determinaba que la tercera ronda de los Consejos comenzaría en enero de 2008, cuando el país tiende al detenimiento de sus actividades. Y en virtud de ello, el gobierno pretendió cambiar de 18 a 21 meses su propuesta para la vigencia de los convenios, extendiéndola hasta marzo de 2008 y ensanchando el rango de la pauta a 4%-6,5% para compensar el trimestre agregado. Así lo explicó ayer de mañana el jefe de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía, Fernando Lorenzo, en un foro con empresarios.

Pero las modificaciones duraron menos de medio día, ya que en la tarde, la delegación sindical en el CST dijo que no las acepta. También rechazó el aumento del Salario Mínimo de $ 2.617,5 a $ 3.000 pero el gobierno no cedió y emitirá el decreto que establecerá ese ajuste, informó el director de Trabajo, Julio Baraibar.

El rechazo más significativo fue el relativo al plazo de los convenios y el rango de recuperación, ya que en la base del anuncio de Lorenzo se ubica la confianza del gobierno en la evolución proyectada para la inflación.

El Ejecutivo, con ese esquema, hubiera llevado a 9 meses la duración del último ajuste “como paso previo” a su pretensión de transitar hacia “ajustes anuales” a partir de la tercera ronda, según explicó a El Observador el dirigente y negociador sindical Milton Castellano.

Pero en el PIT-CNT evalúan que dadas las condicionalidades externas “en materia de –por ejemplo– energía”, la evolución de la inflación prevista por el gobierno no es del todo probable. “No es una negativa cerrada”, añadió Castellano, pero un un esquema cimentado en ajustes anuales “es para economías muy estables”, dijo.

Mientras el sector empleador prácticamente no terció en el debate, los trabajadores contrapropusieron al Ejecutivo una fórmula “con convenios de dos años y con cuatro ajustes semestrales”. Pero el gobierno respondió que no.

En el seminario, Lorenzo proyectó “para 2006 y 2007 (…) un PBI creciendo al 7%”. Dijo que la pauta finalmente desestimada (4%-6,5%) suponía “consolidar el proceso de reversión” del “drástico” retroceso salarial que ocurrió en la última crisis cuando “se perdió 26% de ingreso real”. Al final del actual proceso de negociación se habrá recuperado 18%, aseguró.