PIT-CNT y cámaras ven con buenos ojos nuevas medidas

El PIT-CNT rechaza la idea de que los consejos de salarios excluyan un porcentaje de recuperación salarial por tratarse de una medida “neoliberal” que “perjudica los trabajadores” en un momento de crecimiento económico y considera que las medidas del gobierno para contener la inflación son “positivas” aunque “insuficientes” porque no se rebajan los precios de los productos de la canasta básica.
Juan Gómez, dirigente del gremio de ANCAP e integrante del Secretariado Ejecutivo de la central de trabajadores, dijo a El Observador que si prospera la idea de desindexar los salarios de la inflación, el PIT-CNT “se va a oponer con todas sus fuerzas”.

“Los salarios no son un elemento inflacionario, los rechazamos de plano porque es el mismo argumento que nos dijeron los neoliberales toda la vida”, subrayó Gómez, que además es dirigente del Partido Comunista del Uruguay (PCU).

Incluso Milton Castellano, dirigente del grupo “Articulación” –que nuclea a los dirigentes más afines al gobierno- rechazó la posibilidad de eliminar la recuperación salarial.

“Hemos estudiado que por cada punto de aumento salarial la inflación se incrementa en un 0,2% o 0,3%. Es decir que la recuperación de los sueldos incide muy poco en la inflación”, sostuvo.

A pesar de eso, Castellano expresó que comparte la idea del Ministerio de Trabajo de incluir pautas salariales por sector de actividad en la próxima negociación tripartita. Los dirigentes sindicales reaccionaron con dureza ante la posibilidad de que en la próxima ronda de Consejos de Salarios se excluya la recuperación salarial.

El diario “El País” informó ayer –citando fuentes del MEF– que en la negociación colectiva se “atenuarᔠla recuperación salarial debido a que el equipo económico considera que “prácticamente se cumplió” con la promesa de alcanzar el porcentaje perdido por los trabajadores en el período de gobierno anterior.


Canasta básica. Los trabajadores aplaudieron el paquete de medidas del gobierno para contener la inflación, aunque las consideraron “insuficientes”.

“La mayor presión sobre la inflación la componen los artículos de la canasta básica y sobre eso hay que actuar. La reforma tributaria bajó impuestos al consumo, pero eso no se vio reflejado en los precios”, valoró Castellano.

Para el dirigente es imprescindible “incorporar mecanismos de acuerdo con los formadores de precios”. “No puede ser que el esfuerzo sea solo estatal, los empresarios también tienen que achicar los márgenes de ganancia”, dijo.


Positivas. Por su parte, la asesora de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS), María Dolores Benavente, calificó las medidas del gobierno como “positivas”.

“Son bienvenidas las medidas porque van a permitir que se llegue a fin de año con menos de 10% de inflación, que es lo que el gobierno desea”, sostuvo.

“De todas maneras siguen sin verse medidas de fondo para controlar el gasto público”, advirtió.

Diego Balestra, presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) sostuvo que los industriales ven con buenos ojos que “baje el precio del Estado”.

“Cuando el Estado baja las tarifas hay que aplaudirlo. Si es poco es mucho es otra cosa, pero la intención de bajar es buena”, expresó el empresario.

Indicó que las medidas del gobierno van a “impactar” sobre la población en general aunque “no parecen ser una gran cosa” para la industria.