Plataforma chilena

Mañana, una vez superada la Semana Santa o de Turismo, parte hacia Santiago de Chile una delegación empresarial que acompaña la visita oficial que realizará el presidente Tabaré Vázquez durante dos días.
Junto al presidente y los empresarios viajan también técnicos del gobierno que tendrán el cometido de analizar detalladamente cuáles insumos uruguayos pueden complementar a los productos chilenos para canalizar exportaciones a través de los 18 Tratados de Libre Comercio (TLC) que el país trasandino tiene firmados, incluso con las más grandes comunidades económicas a nivel global.

Si bien este no es el único cometido de la misión empresarial, es claro que la posibilidad de abrir ventanas para la exportación de producción local es una de las prioridades. Otros objetivos son detectar oportunidades de negocios para empresas uruguayas que quieran invertir en Chile o empresas que quieran contactarse con firmas chilenas para participar de los negocios que estas realizan.

Asimismo, las delegaciones de la Cámara de Industrias (CIU) y de la Cámara de Comercio Servicios (CNCS) tienen previsto firmar acuerdos de cooperación con la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) y con las Cámaras de Comercio de Chile y de Santiago respectivamente. Por su parte, Uruguay XXI prevé rubricar un acuerdo con la organización Prochile, en tanto representantes de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) acordarán con la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), para buscar la complementariedad entre empresas de ambos países.

La firma de estos acuerdos apuntan a la promoción del comercio y las inversiones, a la vez que ponen el énfasis en la idea que impulsa el propio Chile de posicionarse como una plataforma de lanzamiento para la producción uruguaya hacia las zonas de Asia y el Pacífico.

Algunos empresarios consultados por Café & Negocios, se mostraron gratamente sorprendidos por la apertura de Chile hacia Uruguay en virtud de que esta no ha sido la postura más frecuente de aquel país. Los empresarios recordaron que Chile desde siempre estuvo en conflicto con tres de sus países vecinos, Perú, Bolivia y Argentina, y consideran que ésta puede ser una razón para buscar estrechar vínculos con Uruguay. También destacan la afinidad política que hay hoy entre los presidentes Vázquez y Michelle Bachelet. Otro factor que alienta las expectativas de los empresarios y permite pronosticar el éxito de esta misión política y comercial pasa por el hecho de que la misma es impulsada directamente por el presidente Vázquez y el ministro de Economía, Danilo Astori, y viene a reforzar la ya de por si buena sintonía entre ambos gobiernos.

Hay otro factor a tener en cuenta: dada la cantidad de acuerdos comerciales que permitieron a Chile incrementar sensiblemente sus exportaciones –en la década de 1980 exportaba US$ 500 millones y en 2006 totalizó ventas por US$ 55.000 millones- esta país necesita ayuda para cumplir con la demanda exterior, y es acá donde pueden entrar a jugar las empresas uruguayas. Pero como ya se dijo, desde el punto de vista uruguayo, el principal objetivo es encontrar el respaldo de un país asociado al Mercosur para buscar salidas hacia destinos más lejanos sin violentar las normas entre los países del bloque.

En este sentido, los sectores que se presentan con mayores posibilidades de aprovechar las ventajas de los TLC chilenos son la industria del calzado, los sectores textil,alimenticio y carne, transporte y servicios logísticos; software; químico y farmacia, y plástico y autopartes.


El beneplácito chileno

El embajador chileno en Uruguay, Eduardo Araya dijo a Café & Negocios que los empresarios que integran la delegación uruguaya se inscribieron indicando cuál es el sector elegido y con qué objetivo quieren relacionarse. “A partir de esta información se buscaron las contrapartes en Chile con lo que el camino está allanado”, aseguró Araya. Destacó además que “paradojalmente”, Chile se transformó en exportador de carne, un área en el que Uruguay puede ayudar, sobre todo en lo que son los procesos de trazabilidad.

“Existen una multiplicidad de actividades de cooperación para los dos lados que se deben profundizar”, concluyó.

El gerente de Comercio Exterior de Sofofa, Hugo Baierlein,sostuvo que la idea del acuerdo marco que firmarán con la CIU, es “fortalecer el comercio bilateral e ir buscando alianzas estratégicas para salir a terceros mercados”. Según Baierlein, de este primer encuentro, deben surgir tareas conjuntas para el mediano y corto plazo relacionadas al conocimiento de los requisitos de origen pactados en los distintos TLC, de manera de identificar las verdaderas oportunidades de negocios.


Acuerdos varios

A partir del convenio que firmarán la CIU y su par chilena Sofofa, el presidente de la CIU, Diego Balestra sostuvo que se hará “un trabajo a medida” .

Balestra destacó las buenas expectativas con que se realiza la misión en virtud de que Chile tiene hoy un potencial de demanda externa que excede su capacidad de producción. “Chile logró lo que Uruguay no pudo: acceder a una cantidad de mercados que le permite este tipo de cosas”, señaló. Resaltó además que esta misión se enmarca en uno de los reclamos que las gremiales empresariales hacen al Estado y que tiene que ver con crear un marco que propicie el acceso a diferentes mercados.

Por su parte, el presidente de la CNCS, Julio Lacarte, sostuvo que se aprovechará la misión para establecer contactos nuevos con las Cámaras de Comercio de Chile y de Santiago, con la intención de crear vínculos que permitan actuar de forma paralela con el sector público. Asimismo Lacarte subrayó la creación del Consejo Asesor Empresarial a partir del que, anticipó, se establecerá una “relación de trabajo muy fluida y eficaz con el sector oficial para darle vigor al tema”.

Por su parte, la asesora de la CNCS, María Dolores Benavente, destacó que el interés en trabajar de forma mancomunada con las cámaras chilenas parte de la necesidad de aprovechar la experiencia que estas acumularon en los últimos años. “Los chilenos son una de las mejores cabezas con las que se puede negociar en Latinoamérica. No tiene ataduras ideológicas, por eso firman acuerdos con quien les conviene y nadie les cuestiona nada. Son muy pragmáticos y además están muy preparados”, concluyó.