Por ahora, Cristina Kirchner será la candidata oficialista

Al menos así lo informaron fuentes cercanas al mandatario argentino, quien se habría visto en la obligación de cambiar su estrategia electoral tras la derrota de su candidato en la provincia de Misiones.

En la privacidad matrimonial, junto con la primera dama, Cristina Fernández de Kirchner, el presidente diseñó nuevos ejes: potenciará la figura de su esposa y la de su hermana, Alicia Kirchner; acotará a algunos de sus ministros, y trabajará en una serie de anuncios de gestión para recuperar la imagen golpeada de su gobierno.

Según informa el diario La Nación en la Casa Rosada, Kirchner se concentrará en anunciar mejoras para jubilados, el pago de la deuda con el Club de París y avances en las crisis de la energía y de las papeleras.

CANDIDATA. El protagonismo de Cristina Kirchner comenzó horas después de la derrota en Misiones. En la intimidad de Olivos, la primera dama se hizo oír. «En los primeros dos años, cambiamos la Corte Suprema, pagamos la deuda al FMI y ganamos las elecciones de 2005; luego nos olvidamos de la gente, no hay gestión y nos dedicamos a hacer política con los impresentables. Mejor que empecemos a cambiar…», le asestó la senadora al propio Kirchner.

En Misiones, el gobernado Carlos Róvira puso a consideración de las urnas un proyecto de reforma constitucional que autorizaba la reelección ilimitada. Tenía el apoyo de Kirchner, pero sufrió una derrota catastrófica.

El operativo de lanzamiento de Cristina Kirchner, como potencial candidata presidencial en 2007, ya se lanzó. La primera dama levantó el perfil: presentó su proyecto sobre la Corte; encabezó un acto en la Casa Rosada y un mitin de campaña en San Justo, donde abrazó y besó a la gente.

De todos modos, esto sería sólo un ensayo general: una vez lanzada al ruedo, se analizará su intención de voto. «Se la medirá hasta marzo de 2007: si ella garantiza el triunfo claro en la primera vuelta, será la candidata; si existiera riesgo de no ganar el mismo domingo 28 de octubre, Kirchner no se arriesgará a ir a la segunda vuelta: será él», dijo un funcionario cercano al presidente.

En la Casa Rosada descuentan que el Presidente ganaría en una vuelta. «Y creemos que Cristina también, pero…», agregó la fuente.

Para muchos, hay sólo una retirada táctica del presidente para correrse de la polémica de la reelección, abierta en Misiones, y recuperar imagen en los sectores medios. Y en marzo puede volver sobre sus pasos y presentarse.

Otros señalan que, en lo posible, Kirchner se retiraría por cuatro años para mantener la expectativa de un retorno en 2011. Y para luego alternar en el poder con su esposa, en algo así como la reelección indefinida, pero por otros medios.