Por baja del dólar, los bancos ya perdieron US$ 102 millones.

Según el monitor del sistema bancario de Deloitte, el conjunto de los bancos privados perdieron US$ 55 millones por diferencia de cambio (caída del valor del dólar) entre enero y septiembre inclusive, por la valuación de activos y pasivos por intermediación financiera.

El Banco República (BROU), por su parte, perdió US$ 47 millones por ese concepto, lo que totaliza US$ 102 millones en el sistema.

De todas maneras, esas pérdidas se incrementaron fuertemente en el último trimestre. Entre enero y marzo habían sido de sólo US$ 6 millones, entre abril y junio US$ 14 millones y en el tercer trimestre del año fueron de US$ 35 millones en los bancos privados.

«Este ha sido un año muy desafiante para la rentabilidad de los bancos», dijo a El País el subgerente general de Banco Itaú, Carlos Ham.

Es que uno de los negocios -captar depósitos a tasas bajas y colocarlos afuera a tasas mayores- se perdió a mediados del año pasado con la crisis global. Los créditos, si bien han crecido 4,5% en lo que va del año, no han aumentado todo lo que esperaban los bancos.

A eso se sumó que este año el Banco Central reimplantó el ajuste de los balances por inflación (lo que también afecta las ganancias) y en los últimos meses la caída de la cotización del dólar (ver nota aparte).

«Es como a los exportadores, la mayor parte del ingreso (de los bancos) es en dólares y los costos son en pesos», explicó a El País el director ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados (ABPU), Julio de Brun.

«Parte de las pérdidas (de los bancos privados) vienen por ahí», acotó.

En lo que va del año, el conjunto de los bancos privados que operan en plaza acumularon pérdidas por US$ 27 millones en el año. Pocos eran los que acumulaban ganancias a setiembre: Santander (US$ 38 millones), Crédit Uruguay (US$ 3 millones), Lloyd`s TSB (US$ 3 millones), Citi (US$ 2 millones) y BBVA (US$ 2 millones).

La liberación de encajes por parte del Banco Central (ver nota aparte) puede «ayudar» a mitigar el efecto dólar, pero «no se va a sentir tanto en el corto plazo, sí en el mediano (cuando esos recursos se puedan volcar a créditos), resumió De Brun.

POR BANCO. La caída del dólar «nos afecta a los bancos porque muchos ingresos son en dólares y los costos son en pesos. Este año para los bancos está siendo muy difícil, no hubo la demanda de créditos que esperábamos», señaló a El País el gerente general del Banco Comercial, José Fuentes.

Este banco perdió US$ 16,9 millones por la baja del dólar y es el primero en ese rubro.

Pese a eso, el efecto negativo de la caída del dólar es menor ahora que en el pasado. «Con todo ahora es mejor que hace diez años cuando 80% del crédito estaba dolarizado y ahora es menos», comentó De Brun.

Un caso diferente es el del Banco República (BROU), entre enero y septiembre acumula ganancias por US$ 75 millones.

Aunque también por la desvalorización de la moneda estadounidense frente al peso, ya que «hay un efecto contable que es adverso», comentó a El País el director del BROU, Juan José Cladera.

Eso significa que por la caída del dólar perdió US$ 47 millones. De todas maneras, señaló que es un efecto difícil de evaluar, porque por el lado opuesto «hay ciertos sectores que han pedido aumento de la línea de crédito para capital de trabajo, porque por la caída del tipo de cambio necesitan más dólares que antes».

Otro de los que se vio más afectado por la caída del tipo de cambio fue el Itaú, que perdió US$ 13,4 millones por ese factor (el segundo en el ranking).

«En nuestro caso particular, la política que tenemos de cubrir nuestro patrimonio en dólares, en este escenario de apreciación del peso, ha tenido como consecuencia que la rentabilidad hasta el momento sea negativa», señaló Ham.

Itaú acumula pérdidas totales por US$ 12 millones a septiembre de este año. Pero según el ejecutivo, «la evolución en todas las líneas de negocios ha sido muy positiva, lo que permitirá que en 2010 la rentabilidad vuelva a niveles adecuados para el tipo de operaciones y riesgos que toma el banco».

Todos los bancos perdieron porque la caída del dólar afectó la valuación de sus activos y pasivos. Entre los que más sufrieron ese efecto están: Santander (US$ -6,6 millones), Discount (US$ -5,6 millones) y Citi (US$ -3,6 millones). El que menos perdió por ese motivo fue Bandes (US$ -400.000).