Por primera vez en Uruguay una mujer firmará los billetes.

POR NELSON FERNÁNDEZ ESPECIAL PARA EL OBSERVADOR

Elizabeth Oria Giordan es la primera mujer al frente de la Secretaría General del Banco Central del Uruguay y por eso, en la próxima emisión de billetes, deberá firmar los originales junto al presidente de la institución, Mario Bergara.
El BCU ha tenido solo dos personas en ese cargo: Juan César Pacchiotti, que era funcionario del Banco República y asumió la Secretaría cuando se fundó la institución monetaria en 1967, y Aureliano Berro, que lo sucedió en los años 90. Oria, una contadora pública que ingresó al Central en setiembre de 1978, sucedió el año pasado a Berro cuando el funcionario se jubiló.

En la actualidad circulan en el país casi 84 millones de billetes papel de pesos uruguayos. Además hay unas 431 millones de monedas metálicas emitidas que están en poder del público. Periódicamente se emite una nueva serie que sucede a otras que han sido dadas de baja por desgaste. El último billete emitido con diseño nuevo es el de $ 2.000, que tiene la figura Dámaso Antonio Larrañaga y en el reverso una reproducción de la fachada del edificio de la Biblioteca Nacional en 1816. Comenzó a circular el 1º de octubre de 2003.

Actualmente hay billetes por nueve valores: $ 20 (con Juan Zorrilla de San Martín), $ 50 (José Pedro Varela), $ 100 (Eduardo Fabini), $ 200 (Pedro Figari), $ 500 (Dr. Alfredo Vásquez Acevedo), $ 1.000 (Juana de Ibarbourou) y $ 2.000 (Dámaso Antonio Larrañaga).

Dinero privado. En 1855 se instalaron en Uruguay las primeras casas de crédito y de cambios, que emitieron vales parecidos a papel moneda. Pero en 1857 se autorizaron los primeros bancos, obviamente privados, y éstos sí tuvieron aval para emitir billetes.

Las primeras autorizaciones para bancos fueron para el Barón de Mauá (Irineo Evangelista de Souza) que instaló en 1855 una casa de cambios y créditos y tuvo aval por ley del Parlamento, el 2 de julio de 1857, para crear el Banco Mauá & Co.

Pocos días después, la Sociedad de Cambios de Montevideo tuvo trato igual para fundar el Banco de Emisión, Depósitos y Descuentos, que luego adoptaría el nombre de Banco Comercial (17 de julio de 1858).

Los primeros billetes de Mauá fueron por 240 centésimos, otro por el doble de ese valor y otro por «una onza de oro».

Luego llegaron otros bancos, se fundieron unos, nacieron otros, pero se mantuvieron billetes de bancos privados hasta 1896, cuando fue creado el Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU), al que se asignó el monopolio de la emisión de billetes y monedas.

Otros bancos siguieron unos años más con concesión para emitir: el Banco de Londres y Río de la Plata hasta 1905, y el Banco Italiano del Uruguay hasta 1907.

Billetes nacionales. Los primeros billetes emitidos por el Estado, o sea por el BROU, fueron varias series, desde cincuenta centésimos hasta 500 pesos.

La primera impresión se hizo en la Cia. Sudamericana de Billetes del Banco de Buenos Aires.

Fueron los billetes de 10 pesos que tenían en el anverso una efigie femenina y en el reverso una escena campestre.

De esos imprimieron 200 mil unidades.

Además, en el arranque del BROU también se imprimieron billetes de $ 0,50 con imagen de trabajos rurales; de un peso con una imagen femenina; otro de cinco pesos con la figura del fundador de Montevideo, Bruno Mauricio de Zabala; otro de 10 pesos con un dibujo de un marinero y otro del puerto; el de 50 pesos con la figura de una mujer; el de 100 pesos con la imagen de Joaquín Suárez, y el de 500 pesos en el que aparecía el prócer José Artigas.

El BROU cumplió esa tarea hasta 1967.

Con la reforma constitucional aprobada en 1966 nació el Banco Central, que quedó con esa misión y debutó con un recordado billete de color naranja.

Los billetes, cuyos valores fueron erosionados por la inflación crónica instalada en la década del 50, perdieron tres ceros en 1975, cuando se creó el Nuevo Peso, y otros tres ceros en 1993, cuando nació el Peso Uruguayo, cuyo signo es «$» sin la letra «u» que aparece en muchas vidrieras.