Portucel sumará US$ 900 millones al PBI nacional

La inversión que Portucel proyecta radicar en el país aportará entre US$ 800 millones y US$ 900 millones al Producto Bruto Interno (PBI) nacional en su fase operativa, lo que significará una cifra cercana a 4% del volumen total actual de la economía, según las estimaciones que la compañía portuguesa presentó al gobierno la semana pasada.
Además, la empresa lusa sumará cerca de US$ 1.000 millones a las exportaciones locales, informó a El Observador una fuente cercana a las negociaciones.

Para la concreción de tales supuestos la empresa planea destinar hasta US$ 3.000 millones en lo que será la mayor inversión en la historia del país, y generará de forma directa y permanente entre 5.000 y 6.000 empleos, a los que se sumarán otros 1.000 a 2.000 puestos de trabajo indirectos.

El plan de negocios de la industria que producirá pasta de celulosa y papel incluye inversiones en forestación, con compra de tierras y contratos de abastecimiento de materia prima con terceros, junto con la construcción de una usina generadora de energía eléctrica.

La compañía pretende disponer de 220.000 hectáreas forestadas entre tierras de su propiedad y de productores privados a los que comprará su producción, que alimentarán la planta de celulosa y la central eléctrica de biomasa.

Esa parte del plan global demandará una inversión de entre US$ 1.600 millones y US$ 1.900 millones, agregó la fuente.

Además, el megaproyecto industrial-forestal requerirá la instalación de un puerto de aguas profundas en Rocha que deberá ser financiado por el Estado o por privados a los que la empresa podría asociarse. En la actualidad existe un emprendimiento de capitales españoles que estudia la posibilidad de construir una terminal de esas características en La Paloma.

A diferencia de la planta de Botnia que opera en Fray Bentos, el proyecto de Portucel incluye una fábrica de papel que cerrará la cadena productiva e incrementará valor agregado de origen nacional a la producción. La empresa estima que la construcción de la papelera costará otros US$ 1.100 millones.

Memorando. Esos aspectos están contenidos en el “memorando de entendimiento” que Portucel suscribió con el gobierno el viernes 25 de julio pasado.

El documento será analizado por cada Ministerio involucrado en el tema –Economía, Transporte, Ganadería, Vivienda e Industria–, que introducirán las correcciones que estimen pertinentes respecto a las contrapartidas que deberá asumir el Estado para garantizar la viabilidad de la inversión.

Uno de los ejes principales para el gobierno radica en la definición de los criterios medioambientales, que serán fijados en términos “muy rigurosos”, informó la fuente.

La situación presenta, además, algunos puntos “complicados” como expropiaciones para caminería, definición de servidumbres y vías de salida para los efluentes.

Además se deberá garantizar la llegada de líneas férreas hasta el punto de localización del complejo industrial, aún no explicitado y mantenido en secreto por temor a la especulación inmobiliaria.

Para ese tema se adoptó como referencia la ciudad de Río Branco, por ser el centro poblado más cercano a la zona de instalación hasta donde llega el ferrocarril en la actualidad.

La empresa definió la zona este del país como lugar de localización y en especial los departamentos de Rocha, Treinta y Tres, Cerro Largo, Lavalleja y Maldonado. La fuente señaló que el emprendimiento se desarrollará en una zona cercana a la costa, como forma de asegurar una rápida salida de la producción que será embarcada en buques de ultramar para los destinos de Europa y Medio Oriente con los que comercia Portucel.

Por ese aspecto cobra fuerza la posibilidad de que la inversión se radique en Rocha, agregó.