Posibilidad de diálogo por papeleras vuelve a alejarse

Gargano respondió así ayer a su par argentino, Jorge Taiana, quien dijo que su país no aceptará reanudar el diálogo con Uruguay sobre la base de la propuesta de monitoreo conjunto de las plantas de celulosa y anunció que el lunes comenzará a delinear su nueva estrategia en La Haya.

«Uruguay mantiene la posición que acordaron los presidentes (Tabaré) Vázquez y (Néstor) Kirchner, que es siempre diálogo», dijo Gargano a Ultimas Noticias luego de leer en portales digitales de diarios argentinos las declaraciones que hizo Taiana en Gualeguaychu.

Subrayó que «a partir de la declaración de la Corte Internacional de Justicia, está claro que no existe un daño inmediato e irreparable» por la instalación de las plantas de Botnia y Ence en Fray Bentos.

Asimismo, aseguró que «Uruguay no discute la localización de las plantas» y que «el monitoreo conjunto es la garantía mayor que tiene Argentina de que no contaminarán».

Taiana, en horas de la mañana le dijo a los asambleístas de Gualeguaychú lo que querían escuchar: «No se va a aceptar la instalación de las papeleras», que «por su tamaño, ubicación y tecnología, provocarán un daño irreversible». Agregando que «en esa postura se va a mantener el gobierno argentino hasta el final», el jefe de la diplomacia argentina consiguió la ovación de los ambientalistas de Gualeguaychú, a quienes incluso invitó a participar de las presentaciones ante La Haya a través de dos de sus representantes.

Los ambientalistas habían rechazado una reunión con Taiana en Buenos Aires y lo esperaron con demandas de acciones contra Uruguay.

Además, consiguió el beneplácito de Gualeguaychú al afirmar que «no se puede aceptar el diálogo que restringe y limite nuestros derechos» y que «aceptar y no discutir lo fundamental, es aceptar el monitoreo de un hecho consumado».
«Está claro que no aceptamos una situación en donde la solución del problema es el monitoreo conjunto. Lo que estamos pidiendo es otra cosa, a ver si esto es claro: no hay acuerdo posible con Uruguay en esta controversia sobre la base de acordar un monitoreo conjunto ni de la construcción, ni del funcionamiento», enfatizó el canciller.

Señaló, además, que su gobierno seguirá trabajando en «la acción ante entidades financieras, advirtiendo sobre los riesgos de financiar emprendimientos reñidos con el derecho internacional y con el medio ambiente».