Posibles beneficios en IRPF, señal positiva para inversión

El frágil clima de inversión del que se queja el empresariado y la sensación de duda respecto de expandir las inversiones podría empezar a revertirse luego de que se hicieron públicos algunos detalles de la reforma tributaria planteada por el gobierno, en particular la posibilidad de que estén exoneradas o paguen una menor tasa del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) aquellas rentas que se reinviertan. Si bien no se dispone de información precisa, la mayoría de los empresarios consultados por El Observador manifestaron que la noticia resulta altamente positiva y, más aún, viniendo del ministro de Economía, Danilo Astori, que representa para ellos la garantía de la administración progresista.
Tras conocerse que el presupuesto quinquenal no incluyó una mayor presión fiscal, los empresarios esperan con avidez los detalles de la reforma tributaria que, por el momento, se procesa con hermetismo por una comisión supervisada por el Ministerio de Economía. No obstante, los primeros mensajes que dio el gobierno respecto a esa reforma estructural fueron recibidas por los empresarios con satisfacción.


Muy positivo. Ejecutivos consultados coincidieron en calificar como “muy positivo” el anuncio del ministro respecto a la posibilidad “de gravar con tasas bajas o directamente exonerar el IRPF a la totalidad de las rentas que un empresario destine a la inversión productiva”. La reinstalación del IRPF en el sistema tributario representa uno de los temas más delicados y cuestionados por parte de los empresarios.

Astori dijo que la iniciativa, que está a estudio, se inscribe en un compromiso de garantizar “un tratamiento fiscal favorable” que podría verificarse con la renta reinvertida y no como con la que tiene como único destino la distribución entre los titulares de una empresa.


El que arriesga gana. Para el presidente de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción, Ricardo Weiss, esa iniciativa a estudio de la comisión tributaria “no solo está pensada para estimular la inversión” sino que puede representar “un premio para los que arriesgan”.

“Esperamos que esa idea dé paso a una medida concreta que contribuya a dinamizar la construcción, una actividad vinculada al capital privado y muy arraigada a los proyectos turísticos. Bien usada, puede convertirse en una herramienta maravillosa para expandir la actividad económica”, dijo Weiss.

No obstante, remarcó que la asociación que preside “espera recibir a la brevedad” información más concreta del gobierno respecto a la estructura tributaria, que comenzará a edificarse a partir del segundo semestre del año 2006, cuando entre a regir la reforma.

Weiss enfatizó que si las señales “siguen proviniendo del ministro (por Astori), mejor, porque algunas expresiones de otros integrantes del gobierno a veces generan pánico y alarmismo”.

El directivo de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, Ramiro Soto, calificó las expresiones de Astori “como muy estimulantes”. A su juicio, el hecho de pensar en un tratamiento tributario preferencial para la renta reinvertida “es, en alguna medida, atender las necesidades de crecimiento que tiene un país que no resiste más que se castigue la inversión”.

Asimismo, dijo que aguarda que el ministro afine más el concepto de “inversión productiva”, para conocer si los beneficios que se pretenden otorgar a través del IRPF “ampararán a todas las actividades económicas, sin ninguna excepción”.

El corredor de bolsa y ex directivo de la Bolsa de Valores de Montevideo, Eduardo Comas, indicó que “no tiene dudas” de que el empresario comenzará “a apostar más a la modernización y a la expansión” si se le da la opción de que reinvierta parte su renta a cambio de que “quede liberada” de una carga tributaria.

“Con una alternativa tan sugestiva como la que propone Astori, el agente privado se las ingeniará para asumir los riesgos con mayor firmeza”, lo que motivará a adoptar “decisiones que generarán efectos auspiciosos en la economía”.

Comas recordó que el tratamiento preferencial a través del IRPF es una medida que se aplica en otros países, por lo que señaló que “resulta bienvenido que Uruguay comience a abrir los ojos para imitar disposiciones que resultan saludables para los que manejan el capital”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), Washington Burghi, opinó que si el gobierno “pretende consagrar” su proyecto de país productivo, “entonces debería revisar todo lo que suponga gravar la inversión”.

En tal sentido, sostuvo que lo manifestado por Astori redundará “en favorecer y estimular la inversión”, al tiempo que recordó que la idea de no gravar la renta reinvertida se encuadra en una “vieja lucha” de la CIU.


Informalismo. Burghi dijo que para estimular la inversión productiva será necesario que el gobierno concrete otros proyectos que apunten a “consolidar las reglas básicas”, lo que está relacionado “con la competencia leal en el mercado”.

Aludió a que el gobierno “se estancó” en el emprendimiento de combatir el informalismo y la evasión con la participación de los empresarios y trabajadores en ámbitos de discusión ampliados.

Por ello, exhortó a dinamizar esos encuentros, recordando que Astori reveló “que el gobierno tenía problemas y que para salir adelante necesita de la ayuda de los trabajadores y empresarios”.

En tanto, el presidente de Tata International Limited (grupo indio que desarrolla negocios en la región desde Uruguay), Enrique Anchordoqui, sostuvo que medidas como las anunciadas por Astori “siempre son muy efectivas para fomentar la inversión”.

Opinó que buscar mecanismos de esa naturaleza “sería muy positivo para un país con pocos atractivos para la inversión”, a raíz “de un reducido mercado interno y de las inseguridades que representa el rumbo todavía incierto del Mercosur”.