Posición de la CNCS: Plebiscito sobre el agua y el saneamiento

Al respecto, la Cámara estima pertinente formular las siguientes precisiones:

 

  1. Administración y dominio público. El proyecto pone a cargo exclusivo y directo del Estado los suministros de agua para el consumo humano y de saneamiento. Todas las aguas serán de dominio público, aún las que se encuentren en predios privados.
    La CNCS no comparte que actividades que hasta ahora se habían desarrollado con una importante participación del sector privado y una significativa inversión y generación de puestos de trabajo (aguas minerales, termas etc,) pasen a ser de exclusivo dominio del Estado.
  2. Recursos económicos. La CNCS entiende que el Estado no dispone de los recursos para prestar con eficiencia estos servicios. Ello llevará a la ausencia de servicios básicos de saneamiento en vastas zonas carenciadas del país así como a la obsolescencia de las inversiones.
  3. Regulación. Los lineamientos generales de la política nacional de aguas ya se encuentran regulados por la ley (Códigos de Aguas y de Medio Ambiente, leyes de conservación de suelos, de riego) que, si se entiende pertinente, bastará con mejorarla.
  4. Ley interpretativa. La constitucionalización de esta materia conferirá a las soluciones que se consagren una indeseada rigidez, que impedirá o dificultará su modificación toda vez que fuere necesaria. Cabe tener presente que no existe posibilidad de que una ley interpretativa restrinja la solución constitucional.
  5. Efectos. La reforma proyectada tendrá como efecto:

a)       Cesación de concesiones– que las concesiones de suministro de agua ya  otorgadas cesarán de inmediato y por tanto OSE deberá reasumir ese servicio, sin que se sepa si está en condiciones de hacerlo;

b)      Pérdida de puestos de trabajo– la pérdida de puestos de trabajo directos e indirectos en las empresas que actualmente prestan servicios relacionados con el agua (aguas minerales, suministro de agua potable, aguas termales etc.)

c)       Pérdida de divisas– la pérdida de divisas vinculada a la menor afluencia de turistas, al desaparecer las empresas que actualmente brindan servicios turísticos de nivel mundial y  con grandes inversiones asociadas en las termas, así como las que exportan aguas minerales.

d)      Indeseada incertidumbre– una indeseada incertidumbre acerca del alcance de la reforma, como se ha puesto de manifiesto en las diferentes interpretaciones que se formulan entre sus propios impulsores;

e)       Modificación de reglas de juego– la modificación de reglas de juego fundamentales del ordenamiento jurídico enviando señales inadecuadas a los mercados y  potenciales inversores.

f)        Lucro cesante– el desconocimiento de derechos adquiridos e inequidad por cuanto limita las indemnizaciones que correspondan solamente a las inversiones no amortizadas, y el lucro cesante no se reparará.

 

Montevideo, 22 de setiembre de 2004