PP/dos líneas de acción fundamentales:

Donoso hizo referencia a las encuestas aparecidas en marzo en ‘El Mundo’ y ‘La Razón’, en las que los populares obtendrían un 40,7 por ciento de los votos si se celebraran elecciones ahora. En esta encuesta, el PP gana 4,5 puntos en intención de voto, mientras que el PSOE pierde 7.

La responsable de comunicación señaló que, pese al éxito obtenido por el PP en las elecciones gallegas, no piensan que “la victoria esté cerca”, pero que su partido se encuentra en la línea correcta y se presenta como “la única alternativa política” al Gobierno de Zapatero.

Donoso sacó a relucir la falta de confianza de los españoles en la actual política económica del Gobierno socialista para superar la crisis, ya que el 60 por ciento de los españoles no creen que el ‘Plan E’ vaya a mejorar la situación. Además, según la secretaria de Comunicación, un 49 por ciento de los ciudadanos no tienen esperanza en que el actual Gobierno pueda acabar con la crisis.

En cuanto a las medidas que el Partido Popular plantea para reactivar la economía española, la secretaria de Comunicación destacó doce reformas estructurales que su partido planteará al PSOE.

Donoso subrayó, que estas doce medidas pueden resumirse en dos líneas de acción fundamentales: la contención del gasto público y la reactivación del sector privado.

El eje principal de estas reformas es una reordenación del gasto público, que ya alcanza un déficit del cuatro por ciento y tiene previsto aumentar hasta un ocho por ciento el año que viene, según las estimaciones del Banco de España.

En este sentido, el Partido Popular  apuesta por  un compromiso de limitación del crecimiento del gasto público al dos por ciento en los próximos Presupuestos Generales del Estado
.
Entre las medidas, Donoso destacó el apoyo a las familias mediante “una profunda reforma del IRPF”, consistente en un incremento del tipo de deducción por la adquisición de la vivienda de hasta un 25 por ciento.

También se estudian ayudas para las PYMEs y los autónomos mediante reformas fiscales, como un cambio de régimen de pago del IVA, para que no se pague el impuesto por las facturas que no hayan sido cobradas, o la ayuda en el pago de facturas pendientes de cobro a las PYMEs que presten bienes o servicios a la Administración Pública.

Como medida ante los elevados índices de desempleo, las reformas de los populares plantean la promoción con los agentes sociales de un ‘Gran Acuerdo Parlamentario por el Empleo y la Competitividad’ que facilite la contratación de los trabajadores y fomente los contratos indefinidos a través de una bajada selectiva de las cotizaciones sociales.