Precio del dólar empieza a inquietar al gobierno

La baja del dólar frente al peso, que hasta ahora exhibía al equipo económico sólido en su discurso sobre que no es un peligro para la competitividad, tuvo ayer un quiebre a nivel público cuando el presidente del Banco República, Daniel Cairo, admitió que es «una preocupación» dentro del gobierno.

Mientras en el equipo económico el presidente del Banco Central, Julio de Brun, es el que defiende la no intervención del gobierno en la medida que el tipo de cambio no es una meta como sí lo es la inflación, es visible que la depreciación del dólar comenzó a prender al menos la luz amarilla en el gobierno. «Es una preocupación que tiene el ministro de Economía y el presidente del Banco Central —porque hemos dialogado al respecto— sobre la tendencia del dólar a la baja», dijo Cairo a su regreso de Washington, donde viajó junto al titular de Economía, Isaac Alfie, y De Brun a la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional.

El jerarca reconoció que el valor del dólar «va en contra de las expectativas que teníamos sobre su variación en un período eleccionario». «Hay sobreoferta de dólares y no hay compradores», resumió el presidente del República.

Fuentes del Ministerio de Economía dijeron a El País que no existen elementos para pensar que el dólar se aprecie por lo menos hasta marzo o abril del año próximo. Por un lado se prevé que las exportaciones sigan creciendo lo que hace que los dólares que reciben los exportadores se liquiden en el mercado para pagos de sueldos e impuestos y compra de insumos, aumentando la oferta. Además sobre fin de año las empresas demandan pesos para aguinaldos y pagos de impuestos «lo que agrega otro elemento a la venta de dólares».

Una temporada turística, que es deseada por todos, también tendrá impacto negativo sobre el precio de la divisa. «Los turistas traen dólares y eso aumenta la oferta vendedora para conseguir pesos», resumió un funcionario.

Tanto fuentes de Economía como de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto dijeron a El País que si bien preveían que la apreciación del peso iba a ser mayor que la pronosticada por el FMI, lo que está pasando hoy «sobrepasó las previsiones».

EXPECTATIVAS. De Brun dijo ayer a El País que en el precio del dólar existe un fuerte componente de «expectativas» del mercado de que la divisa va a seguir baja. «No hay falta de pesos», sostuvo De Brun, para quien la tasa de 3% entre bancos (call) y el nivel de demanda por las Letras en moneda nacional —que ayer superó la oferta— es una prueba de ello.

En el mercado señalan que no existe ninguna señal del Central para revertir la baja del dólar y tampoco la esperan. «Hoy emitió 150 millones de pesos y amortizó 70 millones. La señal es clara», dijo un operador.

Entre los agentes privados sorprende que el BROU esté vendiendo dólares lo que incrementa la oferta ya que el banco estatal es visto como el contrapeso del mercado.




SORPRESA. El hombre no puede creer que el dólar haya bajado de nuevo en la jornada de ayer